sociedad

Inauguraron una videoteca con más de 500 películas en una cárcel de mujeres de La Plata

Por Agencia Télam

19-12-2019 06:45

Una videoteca con más de 500 películas fue inaugurada hoy en un espacio cultural situado en una de las cárceles de mujeres de Los Hornos, partido de La Plata, donde se alojan unas 250 internas, informó hoy el Servicio Penitenciario bonaerense (SPB).

En la ocasión se proyectó el film "No llores por mi Inglaterra" y 70 reclusas compartieron sus opiniones con el director de la producción, Néstor Montalbano, detalló un comunicado del SPB.

Esta experiencia contó con el aporte fundamental del CAA, Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales, y el ministerio de Justicia de la provincia de Buenos Aires.

El espacio cultural lleva el nombre de Malala Yousafzai, una activista, bloguera y estudiante universitaria pakistaní residente en Inglaterra, quien recibió el Premio Nobel de la Paz en 2014 a los 17 años.

Camilo Moreyra Biurra director del programa del CAA "Cine en Cárceles" explicó que "no solo se propone llevar diferentes films de producción nacional para que puedan ser disfrutados por los detenidos de la provincia de Buenos Aires, sino además talleres sobre producción de guiones de cine y formación audiovisual".

"Queremos que las personas privadas de la libertad conserven uno de sus derechos, que es el de tener acceso al arte. El Estado debe garantizar los derechos que no deben perder por estar detenidos", destacó.

A las detenidas se le entregó un boleto oficial como en las boleterías de cualquier cine y se distribuyeron bolsas con pochoclos.

"No llores por mí Inglaterra" es una película que se desarrolla en 1806, época de las Invasiones Inglesas, cuando los extranjeros tomaron Buenos Aires y, viendo la reticencia del pueblo, un general inglés les enseña a jugar al futbol para lograr un clima de convivencia.

Montalbano dijo que "mi película recorrió otros penales. Los internos se sienten impactados, primero porque son considerados espectadores a través de la obtención de una entrada."

"Es un gesto de inclusión, y después esto genera un vínculo de amor, el arte libera y cada vez que realizaron experiencias como estas se abren y encuentran amplias potencialidades, y el arte genera una actitud muy positiva sobre todo en estos lugares", precisó

(Télam)