sociedad

Inauguraron una nueva sede de la Oficina de los Derechos del Niño en el Barrio 1-11-14 porteño

Por Agencia Télam

10-07-2019 09:15

La ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, y el el vicejefe de Gobierno porteño a cargo del Ministerio de Justicia y Seguridad, Diego Santilli, inauguraron hoy la nueva Oficina de los Derechos del Niño, ubicada en el Barrio 1-11-14.

Anteriormente en el lugar, funcionaba una "cueva" de reunión y organización de actividades narco, conocida como "Bar El Cuervo", que fue recuperado por Gendarmería Nacional en el marco de un operativo realizado en el año 2017. Luego, fue cedido por la Justicia Nacional al Gobierno de la Ciudad, según dijeron voceros del organismo de seguridad porteño.

"Este era un lugar donde se vendía droga y ahora es un lugar que tiene la última tecnología para que los chicos aprendan a manejar computadoras y puedan tener oficios digitales que son los oficios del futuro", afirmó Bullrich.

El espacio, ubicado en la manzana 15 del Barrio 1-11-14, será de uso exclusivo para que niñas, niños y adolescentes de la Ciudad de Buenos Aires se acerquen a la tecnología y se puedan capacitar.

También habrá espacios para el dictado de talleres educativos y de salud, y zonas de recreación infantil.

Además, contará con la presencia de un equipo interdisciplinario de trabajadores sociales y psicólogos que acompañarán a las familias de los chicos.

Por su parte Santilli expresó que "esto antes era un lugar donde se vendía droga, detuvimos a los delincuentes, los sacamos de las calles y evitamos que esas drogas lleguen a nuestros chicos, lo que hoy logramos es tener un punto de encuentro donde los chicos vienen a aprender robótica, tecnología, alfabetizarse, jugar e integrarse en un mundo que quiere darle un destino y un proyecto hacia adelante".

Karina Leguizamón, presidenta del Concejo de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes de la Ciudad destacó: "Esta será además, una sede del Consejo de los Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes de la Ciudad, esto implica tanto el seguimiento como el acompañamiento de los chicos que tuvieron algún problema con la ley penal, pero también para toda la comunidad del barrio". (Télam)