sociedad

Iglesia de San Luis, en pos de la inclusión, celebró misa patronal con participación de transexual

Por Agencia Télam

25-08-2020 04:00

La misa patronal por el 426 aniversario de la fundación de la ciudad de San Luis reflejó hoy cambios históricos con la invitación que hizo el nuevo obispo local, Gabriel Barba, a una profesora transexual para que leyera una de las intenciones durante el oficio religioso en la Catedral.

La celebración por el día de San Luis Rey de Francia comenzó a las 11, con la presencia de público con distanciamiento por el coronavirus, y marcó, según varios feligreses, una "nueva etapa de la diócesis de San Luis" dado que la lectura de una de las intenciones de la misa estuvo a cargo de Francia Gabriela López, una mujer trans, que pidió orar por el "cuidado de la casa común".

Además, entre otras novedades, las canciones del coro fueron acompañadas por guitarras y hubo aplausos por primera vez en varios años en la Catedral.

Al término de la misa y en diálogo con Télam, Francia López dijo que este "hecho histórico es muy esperanzador porque nos permitirá construir una iglesia como seres humanos, donde las opciones de vida de las familias diversas encontraban muchos obstáculos para vivir su vida espiritual".

"El mensaje del Obispo fue tan territorial, con la mirada puesta en los pobres", resalto López y agregó que eso constituye "una verdadera esperanza".

"Necesitamos poder bautizar a nuestros hijos, contar con la palabra de los pastores ante la muerte y no continuar haciendo pagar a las niñeces las decisiones de las que no son parte", destacó la mujer que es profesora de Ciencias Jurídicas y Contables, licenciada en enseñanza de la Economía y directora de una escuela.

Además de conducir un programa radial, López recibió diversos premios por su desempeño profesional y hoy dijo que pudo "valorar" la iglesia a la que pertenece "por mandato familiar", como un "lugar de inclusión y amor al prójimo".

El obispo Barba, quien tomó posesión del cargo el 11 de julio, implementó desde su arribo cambios en una diócesis reconocida por su conservadurismo en materia religiosa, que rechazaba en su núcleo duro las innovaciones ceremoniales y el acceso a los sacramentos por parte de los congregados que no cumplían con las condiciones de la vieja iglesia.

En su gestión, acorde a los pedidos del papa Francisco que pidió sacerdotes "con olor a ovejas", Barba ofició su primera misa en una capilla del interior provincial, en San José del Morro, un pueblo de un centenar de habitantes.

Permitió luego, la comunión a divorciados y divorciadas, mandato que fue cumplido por algunos párrocos de manera pública y por otros muchos, sólo de manera privada.

Hoy, en su homilía, el obispo se dirigió a los presentes con calidez y cercanía, e hizo especial hincapié en la iglesia que tiene como prioridad a "los pobres, los desvalidos, los desgraciados del mundo".

Asimismo, apuntó a la necesidad que además de lo ritual, la espiritualidad de la grey "se traduzca en obras de caridad", para destacar el "amor y la capacidad de perdón" como distintivos del "buen cristiano" cuyo camino a la "santidad" comienza "cada día y no deja de recorrerse nunca". (Télam)