sociedad

Hermana del ex intendente puntano Luis Garro rechaza denuncia por abuso sexual

Por Agencia Télam

29-12-2018 04:30

El abogado y la hermana del ex intendente de la comuna puntana de Paso Grande, Luis Garro, que fue denunciado por su prima por abuso sexual negaron hoy los hechos, que fueron recordados esta semana en las redes sociales.

"Una de las Cámaras de Apelaciones debe resolver un planteo sobre la prescripción de la acción penal y creo que no hay ninguna posibilidad de que la investigación avance”, dijo al Diario de la República Hugo Scarso, abogado del ex jefe comunal.

El letrado manifestó que “las denuncias no tienen asidero, me parece una barbaridad denunciar a los 25 años un abuso que teóricamente pasó a los 5 años. Si la denuncia fuera cierta, los hechos le hubieran afectado de tal modo la psiquis que no le habría permitido hacer su vida en forma normal como la hace hasta ahora”.

Por su parte, la hermana del ex intendente, Verónica Garro, aseguró que “pone las manos en el fuego” por su hermano y que está convencida que ninguno de los episodios expuestos por sus familiares ha ocurrido.

"Es un delirio, un problema psicológico de una de ellas y la otra la acompaña. Confío en que la Justicia lo aclare, estamos en una época difícil donde salen muchas denuncias y las mujeres se apoyan sin saber si es verdad", sostuvo Verónica Garro y aseguró que si su hermano “fuera un abusador, yo hubiera sido la primera en haberlo mandado preso”.

La denuncia la realizó Soledad Oliveras, que hoy tiene 27 años y vive en la ciudad de Rosario donde trabaja y estudia, ante la inacción judicial, y para revelar también que su hermana mayor había pasado por la misma situación.

La joven denunciante, en su relato en las redes sociales, sostiene que “el proceso para poder exteriorizarlo fue muy duro, sentía culpa, miedo y vergüenza del ‘qué diránÂ’. Pero se instaló el tema en mi cabeza y lo único que deseaba era sanar”.

A través de un detallado relato, Soledad contó cómo logró superar sus miedos y llegar a la denuncia que calificó como un proceso “largo y complejo de transitar", ya que aseguró "es a las víctimas a quienes nos toca pasar por varias pericias y nos hacen declarar y ratificar nuestra denuncia en más de una instancia”.

“A él, todavía no lo citan a indagatoria y continúa haciendo su vida normalmente”, aclaró Soledad, quien dijo que hace un par de meses su abogada le avisó que la causa de su hermana, Gabriela, la dieron por prescripta y que la suya sigue en curso.

En el caso de la prescripción explicó que “al acusado se lo juzga por la ley que le sea más benigna, en este caso, la ley que regía en el momento que cometía los delitos”.

Finalmente, la joven aseguró que fue atacada por última vez en el año 2015 y que recién resolvió denunciarlo casi tres años después porque ese es el tiempo que le llevó el proceso de entender que debía exponerlo y “no darle lugar a que siguiera cometiendo estos delitos". (Télam)