sociedad

Hay una presunción errada sobre el comportamiento social en la pandemia, sostiene Feierstein

Por Agencia Télam

02-09-2020 06:30

El sociólogo e investigador del Conicet Daniel Feierstein aseguró que hay "una presunción errada sobre el comportamiento social" en la pandemia, al sostener que para comprender el aumento de casos de coronavirus en el país hay que buscar respuestas sociológicas y no médicas.

"¿Por qué fracasan las estrategias para frenar los contagios en Argentina? La respuesta tiene muchas variables pero la fundamental no es médica sino sociológica", aseguró el doctor en Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires en su cuenta de Twitter, que se viralizó en las últimas horas.

Feierstein sostuvo que en las declaraciones de los ministros de Salud de las distintas jurisdicciones del país "se encuentra una lógica común que constituye una presunción errada sobre el comportamiento social".

"El razonamiento es el siguiente: la gente no se banca más la cuarentena y la incumple. Por lo tanto, lo que debemos hacer para contener la ola de contagios es autorizar lo que de hecho ya se hace pero solicitando que se cuide y apelando a la 'responsabilidad ciudadana'", aseguró.

"La premisa no es del todo incorrecta. La vuelta a fase 1 en julio demostró (siguiendo la curva de contagios) que efectivamente muchos no la cumplieron y que insistir por el camino de la prohibición no permitiría resultados positivos sin una inviable e inadmisible represión", agregó.

En ese sentido, el investigador indicó que "podríamos decir que lo que suponen los médicos sobre el comportamiento social en pandemia es que -los ciudadanos- calculan que el riesgo de contagiarse es preferible al de quedarse sin otras actividades".

"Aunque eso podría sonar plausible (no sensato) para quien necesita trabajar porque podría verse sometido al hambre o a la pérdida de bienes, en modo alguno explica el caso de quien sale a tomar una birra, hace el asadito con los amigos o visita a la tía, foco de los contagios", aseguró en su explicación.

"El problema de fondo no es ese sino que la población en una catástrofe no actúa según esa racionalidad sino que se ve atravesada por acciones afectivas, vinculadas a mecanismos de defensa psíquica como la negación y la proyección", teorizó.

En una entrevista realizada por Télam y publicada el 22 de agosto pasado, el sociólogo había explicado que "como seres humanos tendemos a negar lo que nos pone en peligro, lo que puede ser desagradable; entonces uno tiende a inventarse excusas para no registrar lo que está ocurriendo, eso es la negación. Por otro lado, tendemos a proyectar el dolor y la angustia en el otro".

El autor de libros como "El genocidio como práctica social. Entre el nazismo y la experiencia argentina" ejemplificó la proyección con la marcha del 17A.

Dijo a esta agencia: "Creo que la marcha del 17A fue una forma de proyección en la que después de cinco meses de pandemia, de las consecuencia económicas, psíquicas y sociales de tener que limitar actividades se llega a niveles muy altos de angustia, resentimiento, sufrimiento y frustración en muchos sentidos y la proyección es justamente un mecanismo para poner eso afuera".

Ahora este docente de la Universidad Nacional de Tres de Febrero (Untref) y de la Universidad de Buenos Aires (UBA) dijo que "nada aporta suponer mala intención. No creo que nadie quiera que mueran argentinos. No sirve echarle la culpa a un político, al otro o a la población. Simplemente no estamos comprendiendo lo que pasa, cuanto menos a nivel de los comportamientos sociales". (Télam)