sociedad

Fallo considera a una piedra como un arma al emitir condena por robo

Por Agencia Télam

19-07-2019 12:30

Un hombre en situación de calle fue condenado hoy a dos años y 10 meses de prisión por intentar robarle a un jubilado el dinero que acababa de retirar de un banco en el microcentro porteño, confirmaron fuentes judiciales.

Aunque el delito no se concretó por la intervención de ocasionales transeúntes, al acusado, identificado como HFM, de 52 años, se le impuso pena de “cumplimiento efectivo” por ser “reincidente” y porque se tuvo por “agravado” el hecho al calificar como “arma impropia”, la piedra “de grandes dimensiones” que usó para golpear e intentar robar el morral de la víctima.

El hecho que originó la causa contra HFM ocurrió a las 12.40 del 8 de enero de 2018, en avenida Corrientes al 500, de la Ciudad de Buenos Aires, cuando un hombre cobró un cheque y luego se sentó en un banco ubicado en un plaza frente a la entidad bancaria, para realizar una llamada telefónica.

Según consta en la causa, “el imputado lo sorprendió sentándose a su lado e intentó sacarle la cartera”, pero, “ante la resistencia opuesta” por la víctima, de 73 años, “le asestó un golpe en la cabeza con una piedra, ocasionándole una herida cortante en el lado izquierdo de su frente”.

En ese momento, el acusado no pudo quitarle el morral al agredido y fue reducido por gente que pasaba por el lugar, mientras que la víctima con sangre que le emanaba de la cabeza, recibió los primeros auxilios en la entidad bancaria y luego fue trasladado en ambulancia a un sanatorio en el barrio Balvanera.

El imputado, asistido por un defensor oficial, aceptó ser juzgado en un juicio abreviado en el que se concluyó sobre su responsabilidad penal.

Con esta decisión, el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 redactó un fallo en el que estableció que HFM cometió el delito de “robo agravado" por haberse cometido con un arma (la piedra), en grado de tentativa”.

"El empleo de la piedra, que se utilizó con el objeto de aumentar el poder ofensivo, transforma a ese elemento en un arma”, sostuvo el juez Fernando Ramírez.

Además, el magistrado remarcó que HFM actuó con “excesiva violencia” y tuvo intención de “herir” al damnificado, provocándole un corte en la frente y aprovechando su condición de “persona mayor”.

Junto con la condena, el TOC 1 ordenó el decomiso de la piedra secuestrada, para “proceder a su destrucción”. (Télam)