sociedad

Evalúan que los comerciantes de Once y Flores reabran locales según el CUIT o por franja horaria

Por Agencia Télam

10-08-2020 08:00

El Gobierno porteño estudia la posibilidad de permitir la reapertura de los comercios de la zona de Once y la avenida Avellaneda, en Flores, por franjas horarias o según la la finalización del CUIT, para evitar aglomeraciones, en el marco de las restricciones por la pandemia de coronavirus.

La medida está en análisis, informaron a Télam fuentes del Gobierno porteño que participan de las conversaciones con los comerciantes y agregaron que "podría definirse en esta semana" en una reunión acordada para el jueves, a las 9, entre la Federación de Comercios e Industria de la Ciudad de Buenos Aires (Fecoba) y las autoridades locales, a fin de descomprimir los focos de tensión que se generaron en esos centros comerciales.

La molestia de los comerciantes comenzó, sobre todo, en Once, hace una semana, cuando el Gobierno porteño habilitó la apertura de locales comerciales en avenidas de alta circulación de personas como Cabildo y Santa Fe, pero no incluyó a los de esa zona y la avenida Avellaneda, así como tampoco a los situados en los entornos de los centros de trasbordo de Retiro y Liniers.

De acuerdo al plan de puesta en marcha oficial, la reapertura de esa actividad en los dos centros comerciales a cielo abierto, que congregan a muchos clientes debido a que se pueden realizar compras de mercadería al por mayor, estaba contemplada recién para la cuarta fase, de las seis etapas; por lo cual no hay fecha precisa para que puedan volver a trabajar.

Desde entonces, los vendedores que tienen sus locales sobre las avenidas Corrientes y Pueyrredón comenzaron a reclamar para ser incluidos en la nueva fase de la cuarentena y, algunos de ellos, desafiaron la prohibición y reabrieron al público.

En ese marco, el Gobierno porteño emitió una resolución en el Boletín Oficial que habilitó a "las actividades comerciales minoristas" a trabajar "exclusivamente mediante la modalidad de entrega a domicilio, en una medida que intentó calmar, justamente, a los comerciantes de Once.

Esta mañana, la zona amaneció con algunos locales cerrados, otros con las persianas bajas pero en los que se podía observar a trabajadores dentro y otros lugares abiertos a la calle, con medidas de higiene establecidas en el caso que algún cliente quisiera entrar.

Además, sobre la avenida Corrientes desplegaron, antes del mediodía, vendedores ambulantes, conocidos como "manteros", que colocaron sus productos para la venta sobre la vereda. Sin embargo, pocas horas después ya no estaban.

Desde Policía de la Ciudad informaron a Télam acerca de un "operativo de prevención contra manteros en la zona de Once" que se lleva adelante de lunes a sábados de 10 a 19.

En ese marco, el Gobierno porteño avanzaría en el permiso para los comerciantes de la zona a que puedan abrir los locales, pero sería día por medio, ya que estaría supeditado al número de finalización del CUIT, es decir, número par en día par y número impar en día impar.

"Ya no se puede soportar más esta situación, hicimos un esfuerzo muy grande. Hay comerciantes que ya cerraron sus locales y yo no quiere que eso me pase, tengo empleados a cargo", dijo esta tarde un hombre que tiene su negocio de venta de calzados sobre la avenida Corrientes, a metros de Pueyrredón; y agregó: "ya es hora de que nos dejen trabajar, cumplimos con todos los protocolos necesarios".

El presidente de Fecoba, Fabián Castillo, dijo a Télam que la propuesta surgió de la Federación para permitir la reapertura de los negocios de Once y Flores de acuerdo al CUIT de cada comerciante; en tanto que también deslizó la posibilidad de tener en cuenta las franjas horarias en la que se congrega más gente, para evitar aglomeraciones. (Télam)