sociedad

En tiempos de pandemia surgió la bicibiblioteca para entregar libros en Santiago del Estero

Por Agencia Télam

16-09-2020 05:00

Una biblioteca de la ciudad de Santiago del Estero implementó durante la pandemia un sistema para obtener libros de las bibliotecas por delivery en bicicleta, dado que la institución continúa cerrada desde el inicio del aislamiento social preventivo y obligatorio.

El amor por los libros y la necesidad que los socios tengan su material de lectura, hizo que un grupo de mujeres se organizara para hacerle frente a la pandemia, cuidando los protocolos, y en sus bicicletas llevan los libros casa por casa según el pedido.

La presidenta de comisión de la Biblioteca Popular Jorge Whashington Ábalos, María Mercedes Rodríguez de Santini detalló a Télam que "como la biblioteca está cerrada desde marzo y aún no hay autorización para abrirla, nos preocupaba que nuestros socios tuvieran los libros porque era una buena época para leer, evaluamos distintas posibilidades y hace un mes implementamos este método y lo difundimos en redes sociales".

"Nuestros socios pueden elegir los libros a través de un catálogo y nos mandan un Whatsaap o por mensaje de la página y una vez por semana, los miembros de la comisión directiva buscamos los libros que nos pidieron y se reparten en bicis", contó.

Gloria Gallegos, jubilada y voluntaria en el reparto con su bicicleta de los libros, dijo a Télam que les "interesa mucho sostener, promocionar y difundir la lectura porque es muy sanador, nos enriquece a todos y nos hace muy bien en este momento que estamos en el encierro con muchos meses en incertidumbre".

"La mayor demanda de libros es de personas mayores, entonces fue todo un aprendizaje que ellos ingresen a ver el catálogo, aunque hay algunos que nos dicen que les sugiriéramos", puntualizó.

Gallegos añadió que "tenemos literatura para todas las edades, incluso durante este tiempo hemos recibido fondos de la Comisión Nacional de Bibliotecas Populares y hemos comprado nuevos libros y sería una pena que queden guardados y no se aprovechen".

Esta iniciativa "de entrega de libros en las casas ha despertado curiosidad e interés y así tenemos nuevos socios", resaltó.

"Ojalá esto lo puedan hacer en otras partes porque es una manera de mantener vivo el espíritu de la biblioteca, que no se pierda la promoción de la lectura que es nuestro eje de existencia, que la gente siga leyendo un libro, que no es lo mismo tener en la mano, que leer en internet", concluyó Gallegos. (Télam)