sociedad

El procurador salteño volvió a pedir que se eleve a juicio la causa de un sacerdote acusado de abuso

Por Agencia Télam

10-07-2019 04:30

El procurador general de Salta, Abel Cornejo, volvió a pedir la elevación a juicio oral de la causa contra el sacerdote Rubén Agustín Rosa Torino, quien está acusado de abuso sexual agravado en perjuicio de tres víctimas, luego de que el primer pedido de la fiscalía fue rechazado por el juez, informaron hoy fuentes judiciales.

Cornejo ratificó los fundamentos de las fiscales penales de la Unidad de Delitos contra la Integridad Sexual, Verónica Simesen de Bielke y Cecilia Flores Toranzo, para enjuiciar al sacerdote por diferentes hechos cometido entre 1999 y 2013 en el Instituto Religioso Hermanos Discípulos de Jesús de San Juan Bautista.

Rosa Torino está acusado de abuso sexual gravemente ultrajante por la duración en perjuicio de dos víctimas y de abuso sexual simple agravado en perjuicio una tercera, en los tres casos agravado por ser ministro de culto reconocido.

El pedido fue dirigido el viernes último a la jueza de Garantías 1 Ada Zunino, pero se difundió hoy.

Las fiscales reformularon la acusación a partir de la resolución del 25 de junio último, cuando el juez de la Sala IV del Tribunal de Impugnación, Adolfo Figueroa, declaró nulo el requerimiento de la causa a juicio.

En el nuevo pedido, Simesen de Bielke y Flores Toranzos dejaron constancia de que no comparten los fundamentos del vocal del Tribunal y precisaron las razones por las cuales se atribuyó al imputado la autoría de los hechos.

El sacerdote está acusado de haber realizado "tocamientos" en zonas íntimas de las víctimas, que no pudieron prestar de "ningún modo su consentimiento libre y voluntario" dada la "manifiesta superioridad" del agresor, por su "rol de padre fundador" del Instituto y "guía espiritual" de la comunidad.

Rosa Torino fue detenido el 21 de diciembre del 2016 por tres denuncias de abuso y días después, a partir de dos nuevas denuncias, la fiscal amplió la imputación penal en contra del sacerdote por el delito de abuso sexual simple, también agravado por tratarse de ministro de culto reconocido.

El sacerdote permaneció detenido y con prisión preventiva, confirmada por el Juzgado de Garantías 1, pero en agosto de 2017 el Tribunal de Impugnación revocó la medida y ordenó la prisión domiciliaria en un inmueble de la finca La Cruz y autorizó su salida de la provincia en dos oportunidades, una a otra provincia y la restante fuera del país. (Télam)