sociedad

El Festival Sónar de Barcelona, un laboratorio de exploración de la cultura inmersiva

Por Agencia Télam

19-07-2019 04:45

Un film sobre refugiados realizado en un nuevo tipo de tecnología holográfica, un paseo lunar con anteojos de realidad virtual y una meditación guiada por la imaginación de una Inteligencia Artificial, son algunas de las propuestas del Sónar +D, el "backstage" creativo de uno de los festivales de música electrónica más importantes de Europa.

"En la mayor parte de las experiencias que vivimos en la actualidad sigue habiendo una percepción de distancia entre el sujeto y el objeto. Aquí estamos viendo la forma de romper con ese paradigma, es lo que me gusta llamar lógica de la cultura de inmersión", explicó a Telam José Luis de Vicente, comisario del Sónar +D.

El congreso de tecnologías creativas que se realiza hasta este sábado en paralelo al popular festival de música electrónica Sónar de Barcelona es una especie de laboratorio presente y futuro de la industria de la creación musical.

En este espacio se vierten ideas, en algunos casos muy incipientes y en otros ya bastantes desarrolladas sobre los recursos tecnológicos, herramientas y lenguajes de lo que luego se verá en los escenarios.

Y entre los caminos que se exploran hay ejemplos muy distintos, aunque el denominador común en esta edición es la "inmersión", palabra utilzada para describir casi todo lo que tiene que ver con instalaciones interactivas y realizaciones audivisuales de realidad amplificada.

Una de la propuestas más llamativas es "To the Moon", una innovadora experiencia de realidad virtual, que te permite llegar hasta la luna realizando un viaje al pasado y a un futuro desolador en el que la luna se convierte en un basural de desechos terrestres.

También destaca Traverse X, del italiano Gadi Sassoon, que permite caminar literalmente a través del sonido e interactuar con instrumentos y objetos.

Sin embargo, la propuesta más impactante es el "Fulldome" de Mediapro Studio, "Sónar 360", que convierte un espacio de 19 metros de diámetro en una experiencia inmersiva completa y alucinante, en la que se exhiben trabajos de distintos artistas como María S.Leiva y Miguel Arrieta, creadores de "Percepción", una obra que llena la gran cúpula del espacio que hay entre lo real y lo irreal, con el agua como hilo conductor.

Otro de los ámbitos explorados por el Sónar +D es la relación entre el arte y la Inteligencia Artificial, que interpela acerca de si las máquinas pueden ser creativas, y las posibilidades de colaboración entre los artistas y la ciencia.

"Los artistas tienen mucho que aportar a los sistemas de innovación. Pueden incorporar otro punto de vista a la comunidad de investigadores", destaca de Vicente.

Entre los trabajos que indagan en este aspecto está la instalación "Deep meditations" (Meditaciones profundas), de Memo Akten, un artista de origen turco que trabaja y explora las metodologías del machine learning y deep learning, en relación con la naturaleza y la espiritualidad.

El proyecto es un intento por reconstruir la historia del universo a través de imagines de una red neuronal artificial, creada por el artista, que introdujo 100.000 imágenes de experiencias humanas a la plataforma Flickr con etiquetas con conceptos como el Big Bang, naturaleza, paisajes, etc.

Uno de los grandes exponentes del festival e innovador que trabaja en los márgenes entre la ciencia y la tecnología es el japonés Daito Manabe, quien junto al neurocientífico Yukiyasu Kamitani creó el espectáculo de imagen sonora "Dissonant Imaginary", que visualiza los pensamientos del propio artista.

Mientras el magnate de Tesla Elon Musk intenta conectar el cerebro humano al ordenador mediante microchips, Kamitani lo que hace es "leer la mente" descifrando y traduciendo la actividad del cerebro en imágenes. (Télam)