sociedad

Dos casos de éxito empresarial comunicando mensajes inclusivos de la diversidad sexual

Por Agencia Télam

06-11-2020 04:00

Una pareja de pasteleras que decidieron salir del clóset ante su comunidad de seguidores en las redes sociales y un joven que creó una marca que "rompe las reglas de la moda masculina", son dos ejemplos de emprendedores exitosos en llegar a nuevos públicos comunicando mensajes y productos inclusivos de la diversidad sexual.

Se trata de las marcas "OhCupcakes!" -dedicada a la realización de mesas dulces, desayunos, tortas, workshops, venta de insumos, souvenirs y trabajos corporativos- y de "Salvaje City" -una línea de maquillaje y ropa para hombres libre de estereotipos-, que forman parte de la iniciativa "360º Diversidad" de Facebook sobre emprendedores y diversidad.

En pareja desde hace ocho años, María Amelia "Memi" Conti (40) y Juli Mantovani (32) son dueñas de Oh Cupcakes!, un emprendimiento de venta online con más de 51 mil seguidores en Instagram para quienes ellas ofician de "tías" que no sólo les comparten sus propuestas de pastelería y recetas, sino también escenas de su vida cotidiana como familia y hasta consejos para chicos y chicas agobiados por los mandatos de género o conflictuados por su sexualidad.

"No somos amigas, no somos hermanas, no somos primas, no somos madre e hija. Somos novias, pareja, compañeras; pónganle el título que quieran. No estamos casadas, no vamos a tener hijxs humanos (...) Para la gente curiosa, o la gente que quiere saber y no sabe, para esas personas que siempre nos preguntan, eso somos hace más de 8 años", contaron a fines de diciembre de 2019 en un post con más de 2.500 likes y cientos de comentarios alentadores.

En diálogo con Télam, Conti dijo que decidieron contar en redes sociales que son una pareja, cansadas de que "siempre" les preguntaran "qué" eran.

Al principio "fue jodido, porque si bien nunca nos ocultamos, al hacerlo público se nos bajaron muchos canjes y acciones publicitarias" con otras empresas, algunas de las cuales "hasta nos dejaron de atender el teléfono" porque preferían "apostar a la pastelera típica, del estilo Maru Botana, que es heterosexual y llena de pibes".

"Pero como no todas queremos vestirnos de rosa y salir con un polista; así como mucha gente se fue, mucha se quedó y nos amó", agregó.

"Memi" cuenta que una vez que blanquearon su relación, "no paramos de decir que somos novias y de postear fotos nuestras" con gran aceptación.

"La gente compró nuestra pareja, pudimos mantenernos a pesar de los que se fueron y pudimos seguir creciendo como empresa. Claro que hubo gente súper católica que dejó de comprarnos y nosotros dejamos de hacer pedidos para comuniones y bautismos", dijo.

Por su parte, Franco Pagliotto (25), cofundador de "Salvaje City", que comenzó con venta online y hoy tiene su propio local a la calle y una comunidad de 74 mil seguidores en Instagram, contó que "decidimos que íbamos a romper con los estereotipos y tabúes acerca de la masculinidad para que nuestros clientes y seguidores se puedan sentir más libres y seguros con lo que se ponen".

Este cambio de foco se materializó, entre otras cosas, en la contratación de "otros (tipos de) modelos" para las fotos publicitarias en redes sociales -como "modelos plus size, de otras etnias o parejas gays reales"-; pero también en la "incorporación de nuevos productos" como "prendas que no se encuentran en cualquier tienda de ropa masculina y la primer línea de maquillaje para hombres".

"Es un desafío constante el que nos proponemos para que nuestros clientes puedan sentirse cada vez más cerca y darles este mensaje de que cualquiera puede pertenecer al mundo de la moda", dijo

"Por más que un negocio sea muy pequeño, es muy importante dar el ejemplo con mensajes positivos que otros puedan ir replicando", agregó. (Télam)