sociedad

Detuvieron a dos monjes de un monasterio de Valle de Uco por una denuncia de abuso sexual

Por Agencia Télam

28-12-2018 11:00

Dos monjes fueron detenidos acusados de abuso sexual en contra de dos seminaristas en el Monasterio Cristo Orante ubicado en la localidad mendocina de Tupungato, confirmó hoy la Justicia provincial.

Los religiosos Oscar Portillo y Diego Roqué Moreno fueron detenidos ayer luego de ser denunciados por abuso sexual bajo la imputación por delitos contra la integridad sexual van desde abuso simple, hasta abuso agravado por acceso carnal con perversión de menores, informaron en conferencia de prensa el procurador general de la Suprema Corte de Justicia de Mendoza, Alejandro Gullé; el procurador adjunto, Gonzalo Nazar; y el fiscal del Valle de Uco, Javier Pascua.

Las autoridades del Ministerio Público Fiscal no dieron las identidades del denunciante, que solo apuntaron que se trata de “un ex seminarista que en la actualidad tiene unos 30 años”, ni de los dos religiosos detenidos.

Los monjes eran fundadores de la obra religiosa en el Valle de Uco.

El juez penal colegiado del Valle de Uco, Fernando Ugarte, quien ordenó el allanamiento en el Monasterio, dijo a radio Nihuil que "Portillo tendría unos 60 años o quizás un poco más, y el menor es de apellido Moreno y tiene unos 50”.

"Con este asunto poco puedo aportar, ya que esta investigación comienza a materializarse en la ciudad de Mendoza en la primera circunscripción judicial, pero teniendo en cuenta que el allanamiento debía llevarse a cabo en la cuarta circunscripción es que la jueza penal colegiada, la doctora Belén Rena, me pide que materialice yo la medida, es por eso que me trasladé junto con la comisión policial, más la Policía Científica de Valle de Uco hasta el Monasterio", relató el magistrado.

El juez añadió que "lo que se pedía puntualmente era la detención de los dos sacerdotes y el secuestro de algunos elementos que de alguna u otra forma podrían dar luz al esclarecimiento del hecho, más el clásico croquis ilustrativo de todas las dependencias del sitio, que realmente es bastante grande”.

“La medida se llevó a cabo sin ningún inconveniente con los tradicionales testigos de actuación para dar claridad al procedimiento, los dos sacerdotes estaban, fueron tratados respetuosamente y luego fueron trasladados para ser puestos a disposición del fiscal que está investigando", explicó Ugarte.

"Los dos sacerdotes viven en el Monasterio, que tiene un ala donde estaría lo que se llama la cocina y las dependencias en cada uno de ellos, que son mini departamentos. Una de las personas que se encontraba (ayer durante el allanamiento) era el hermano de uno de los sacerdotes, que estaba en una situación incómoda, ya que vino a pasar unas vacaciones a Mendoza en un lugar paradisíaco y terminó siendo testigo de la detención del hermano por un delito complicado", sostuvo el juez.

La acusación contra los dos religiosos es por “Abuso sexual simple, agravado por el abuso de autoridad”; “Abuso sexual agravado por acceso carnal y tentativa de abuso sexual con acceso carnal”; y por “corrupción de menores y corrupción de mayores”. Los hechos que se investigan habrían ocurrido entre 2009 y 2015, cuando la supuesta víctima ya llegó a la mayoría de edad.

“La víctima denunció una serie de hechos, son varios que son desde abusos sexuales simples hasta delitos más graves con presunto acceso carnal”, explicó el fiscal Pascua.

“No estamos investigando a la Iglesia como institución, sino la conducta desplegada por dos sacerdotes a quienes se les atribuyen una cantidad de hechos determinados”, aclaró el procurador Gullé. (Télam)