sociedad

Demandará casi dos meses y más de $11 millones demoler un edificio destruido tras un incendio

Por Agencia Télam

15-01-2020 07:00

La demolición de un edificio de cuatro pisos que resultó destruido en el incendio que arrasó un mayorista en Mar del Plata un mes atrás se iniciará en las próximas semanas, tras un acuerdo alcanzado entre el Municipio y una firma especializada en ese tipo de tareas, y la operación demandará cerca de 60 días y más de $11 millones, informaron hoy fuentes de la comuna.

La construcción, ubicada en la esquina de 20 de Septiembre y Rivadavia, sufrió daños estructurales irreparables durante el siniestro que se desató en la noche del 15 de diciembre último en la sede de la distribuidora Torres y Liva, a diez cuadras del centro de marplatense.

Al cumplirse un mes del siniestro, que produjo además daños en cerca de 50 viviendas linderas y dejó más de 100 personas evacuadas, fuentes del Municipio de General Pueyrredón informaron que fue adjudicada la demolición a una firma especializada, y las tareas podrían comenzar antes de fin de mes.

"Nuestra intención es empezar cuanto antes, si es posible durante enero o en los primeros días de febrero, por una cuestión de seguridad pública y por el riesgo que representa la estructura, que es sumamente inestable por los daños que sufrió", dijo a Télam el secretario de Obras Públicas municipal, Jorge González.

El funcionario aseguró que el trabajo estará a cargo de la firma "Grupo Mitre", una de las tres con capacidad para llevar adelante la tarea que presentaron sus propuestas, y que la contratación, "es por cerca de $11.600.000", y ya está en su "etapa final y ha sido notificada por el área legal del Municipio a la fiscalía que investiga el caso".

Según detalló, en la demolición "no se utilizarán explosivos", sino una tijera neumática "con un brazo de 30 metros" capaz de retirar la mampostería y cortar las vigas y columnas de hormigón, "casi de manera quirúrgica".

Debido a la inestabilidad de la estructura, de la que un ala completa se desprendió tras el incendio, el procedimiento será "sin presencia humana", por cuestiones de seguridad.

"La inestabilidad es tal que durante los trabajos para extinguir el fuego hubo que limitar el uso de máquinas porque temblaba todo. El tránsito en esas cuadras esta cortado desde entonces porque podría hacer colapsar la estructura", explicó González.

El secretario de Obras estimó que una vez puesto en marcha el trabajo, "podría demorar en total 60 días", en un procedimiento que contempla distintas etapas: el acondicionamiento del área con las medidas necesarias para proteger a inmuebles linderos, la demolición, el retiro de los escombros y vallado del lugar.

"Va a ser un trabajo lento, y se lo toma como una nueva etapa de la extinción del incendio, y por eso se le da intervención a Defensa Civil y de Bomberos, porque todavía hay elementos que son de los vecinos y hay que ver si existe la posibilidad de recuperar algo y devolverlo", explicó.

Una vez retirados, los escombros serán depositados en el predio de disposición final de residuos, "salvo alguna indicación en sentido contrario por parte del fiscal que investiga el caso".

Las causas y posibles responsabilidades penales del siniestro son investigadas por la Unidad Funcional de Instrucción 6, a cargo de Juan Pablo Lódola, y en el marco de ese expediente se encuentra detenido un hombre de 46 años, acusado de iniciar el fuego al incendiar un medidor de luz. (Télam)