sociedad

Conte inauguró el nuevo puente de Génova, que reemplaza al derrumbado Morandi

Por Agencia Télam

03-08-2020 03:30

El primer ministro de Italia, Giuseppe Conte, encabezó hoy la inauguración del puente Genova San Giorgio (Génova San Jorge), emplazado donde estaba el desaparecido puente Morandi hasta que, en agosto de 2018, su derrumbe provocó 43 víctimas en las afueras de la ciudad italiana.

Conte, que a finales de abril había encabezado la ceremonia durante la cual se colocó el último tramo de la obra de reconstrucción del nuevo puente, destacó hoy el "modelo" de la nueva obra como ejemplo de "la Italia que sabe levantarse y no se deja abatir" durante una ceremonia de la que también participó el presidente italiano, Sergio Mattarella.

"El Estado nos muestra con esta obra su mejor rostro a través del espíritu de colaboración de todos los niveles de Gobierno para buscar el buen común", agregó Conte, quien solo llevaba 70 días de su primer mandato al momento del derrumbe.

Antes de la inauguración, Mattarella se reunió en Génova con sobrevivientes familiares de las víctimas que, según dijeron a la prensa, prefirieron no participar de la celebración por el nuevo puente.

"Este puente no cancela lo que pasó, sino que recuerda a las víctimas", dijo Mattarella.

Según anunció el alcalde local y comisario especial para la reconstrucción del puente, Marco Bucci, a mediados de agosto se inaugurará bajo la nueva estructura un parque con 43 árboles para homenajear a las personas fallecidas durante el derrumbe. Además, adelantó Bucci, mañana por la noche quedará habilitado el paso de automóviles por el puente.

El 14 de agosto de 2018 se derrumbó un tramo del puente Morandi, causando la muerte de 43 personas, un hecho del que el Gobierno italiano culpó de inmediato a la concesionaria italiana Autostrade per l'Italia, controlada por la familia Benetton, porque era la responsable de la gestión y mantenimiento del viaducto.

Así, el derrumbe del Morandi tuvo además profundas consecuencias políticas y económicas, ya que, a mediados de julio, el gobierno decidió estatizar la concesionaria de autopistas y correr de la concesión al grupo Benetton, que debía controlar el puente en el momento de su derrumbe, para iniciar la creación de una empresa que será controlada por el Estado.

"El interés público no estuvo tutelado durante su concesión", enfatizó hoy Conte en esa línea durante su discurso.

La obra inaugurada hoy, que mantiene el tamaño del puente original, fue dirigida por el arquitecto Renzo Piano, uno de los encargados de la construcción del centro George Pompidou, de París, y del Auditorio Parque de la Música de Roma.

La nueva estructura mide 1.067 metros de largo, 45 de alto y está compuesto por 17.000 toneladas de acero, que le permitirán durar "mil años", según planteó Piano en una entrevista que publica este lunes el diario Corriere.

En esa línea, las 330 empresas involucradas en el nuevo puente, con un costo de 202 millones de euros en menos de dos años, lograron que diversos exponentes políticos y empresariales del país pidan copiar el "modelo Morandi" como ejemplo de reconstrucción eficaz y rápida que, según Corriere, tomó un cuarto del tiempo promedio empleado en obras similares en el pasado reciente de Italia.

Según informó el diario Il Sole 24 Ore, 134 empresas de la zona cerraron tras la caída del puente, luego de la baja en el comercio del área, como "consecuencia directa sobre el tejido ciudadano" del derrumbe.

Además, de acuerdo al diario económico, la industria del transporte tuvo pérdidas cercanas a los 420 millones de euros por los costos extras ante la falta del puente. (Télam)