sociedad

Confirman procesamientos a miembros de una agencia de viajes por multimillonaria estafa a clientes

Por Agencia Télam

06-08-2020 01:45

La Cámara Nacional en lo Criminal confirmó el procesamiento por "estafas reiteradas" a los miembros de una agencia de viajes que habría causado un perjuicio patrimonial multimillonario a decenas de clientes, confirmaron hoy fuentes judiciales.

La decisión la tomó la Sala I de la Cámara ante la apelación de las defensas de Juan Carlos Cantarell Torres; su mujer, Luciana Corazza; y su cuñado, Agustín Corazza, contra la medida de primera instancia que los responsabilizó por 67 hechos perpetrados entre junio de 2017 y abril de 2018 a través de la firma Elije Viajar, que funcionaba en Charcas al 4.500, en el barrio porteño de Palermo.

Según fuentes judiciales, el tribunal de segunda instancia concluyó que "las pruebas reunidas resultan suficientes para confirmar el agravamiento de la situación procesal" de Cantarell Torres y los hermanos Corazza, en la causa por una defraudación estimada en 15 millones de pesos.

Cuando fue indagado Cantarell Torres había dicho que todo se trataba de "un mal negocio" y que cuestiones ajenas a su voluntad, como la situación económica del país, la competencia desleal de otras agencias y el daño, les había generado un "escrache" de los clientes que les impidieron cumplir con los compromisos.

Los hermanos Corazza sostuvieron que desconocían el manejo del giro de la empresa y que carecían de la posibilidad de incidir en él, dada su condición de "meros empleados".

Sin embargo, la Sala I de la Cámara evaluó en cambio "los dichos de los 67 denunciantes", que están "respaldados con la documentación aportada, que da cuenta de sendas contrataciones de servicios con la agencia de turismo Elije Viajar", pero que no fueron cumplidas pese haber recibido en forma previa los correspondientes pagos.

"Mal puede tenerse por válida la versión del 'muchacho al que el negocio le salió mal" que propone la defensa de Cantarell Torres, afirmó el tribunal.

"Se advierte -acotaron los camaristas Pablo Lucero y Rodolfo Pociello Argerich- que en algunos casos efectuaban las reservas convenidas (con los clientes), las que luego no abonaban por lo que quedaban sin efecto y, en otros directamente ni siquiera realizaban la operación y los datos proporcionados eran falsos",

Finalmente, agregaron que "inclusive luego que numerosas víctimas se reuniesen en la puerta del comercio reclamando a viva voz, hecho que Cantarell Torres ubicó como determinante para el cierre de su empresa, continuaron las maniobras investigadas, recibiendo pagos a cuenta de futuros servicios que sabían que no habrían de brindar". (Télam)