sociedad

Con una fuerte inversión en prevención, La Pampa redujo un 97% la superficie afectada por incendios

Por Agencia Télam

17-10-2020 12:30

El Director de Defensa Civil de La Pampa, Luis Clara, adelantó que, con más de 111 millones de pesos invertidos en las picadas públicas, es decir con tareas de prevención para evitar la propagación de los focos ígneos, la superficie afectada por los incendios entre 2016-2017 y 2019-2020 se redujo en un 97%.

Las picadas corta fuego funcionan como barreras para evitar la propagación de las llamas y con ello la magnitud del área afectada a través de la conformación de franjas -de entre 6 a 15 metros de ancho- inmediatas, alambrados o cercos perimetrales que quedan desprovistas de cualquier tipo de vegetación, en especial en las épocas de mayor riesgo de incendio.

"Esta temporada como todos los años seguramente tendremos incendios, desconocemos la magnitud porque están íntimamente relacionados a si se presenta una primavera lluviosa al igual que la temporada estival, pero estamos preparados", declaró Clara a Télam.

"Estamos haciendo reuniones virtuales por la pandemia con responsables de las distintas localidades afectadas por incendios, para coordinar acciones con los grupos intervinientes como policías, bomberos, intendentes y vialidad provincial, con quienes analizamos la situación en cada sector respecto a la carga de fuego, cantidad de pasto y hacienda por zona", manifestó.

En el control de las picadas, por un lado Vialidad provincial realiza la verificación técnica de rutas y caminos vecinales y, según lo adelantó a Télam el director del organismo Rodrigo Cadenas, la provincia lleva invertido más de 111 millones de pesos a valor actual, en la limpieza y mantenimiento de 3.300 kilómetros de picadas públicas.

Por otra lado, personal de Defensa Civil acude ante llamadas o denuncias formales o anónimas por la falta de picadas o limpieza de ellas, situación por la que inicia un expediente al dueño del campo y se hace el respectivo informe, al que le siguen las intimaciones por incumplimiento de la legislación vigente.

Al respecto, Clara dijo que en la Pampa, las picadas "son fundamentales a la hora de combatir los focos ígneos, a diferencia de otras zonas como Córdoba, que tiene otra topografía diferente ya que en las sierras es imposible realizarlas".

Sobre los incendios en La Pampa, Clara señaló que "anualmente se queman unas 400 mil hectáreas y lo que disminuyó en parte, es por los trabajos que se realizan en materia de picadas, el mantenimiento de 3.300 kilómetros de picadas que son públicas y la concientización de los productores", enfatizó.

Lo más significativo de las últimas temporadas es que la superficie afectada por los incendios en La Pampa, que se originan por las condiciones climáticas, por situaciones desconocidas o por la intervención humana, se redujo en un 97%.

Defensa Civil informó a Télam que la temporada alta de incendios forestales y rurales en La Pampa se desarrolla desde el 1 de noviembre hasta el 31 de marzo, concentrándose los focos en el mes de diciembre y enero.

Las condiciones extremas de las últimas temporadas, con vientos por encima de la media histórica, la presencia masiva de tormentas eléctricas, además de inviernos y primavera con caudales de regular a altos de precipitaciones, dieron por resultado una abultada carga de material combustible, carga que venía acumulándose progresivamente desde hace al menos una década atrás, luego de los periodos de sequía 2008/2009.

El resultado fue una situación explosiva de incendios con comportamientos extremos y de gran magnitud.

En la temporada 2016-17, se vieron afectadas 1.346.330 hectáreas en 16 departamentos, en la temporada 2017-18 resultaron afectadas un total de 916.203 hectáreas, en la de 2018-2019 fueron afectadas 159.080 debido a una distribución irregular de las precipitaciones y en la última temporada 2019-2020, solo fueron afectadas 40.790 hectáreas, a raíz de las reducidas precipitaciones, a un manejo de potreros diferente debido a las sequía y el evidente pastoreo en determinadas zonas.

Respecto a las consecuencias que generan los incendios en La Pampa, la Directora de Recursos Naturales, Fernanda González informó a Télam que "representan un impacto negativo que afecta a todos los componentes del ecosistema, tanto a las comunidades de seres vivos como fauna, vegetación, microorganismos como al medio físico, es decir, el suelo, el agua, atmósfera y microclima, y la recarga de acuíferos subterráneos, destruye elementos protectores del suelo como humus y materia orgánica ocasionando peligro de erosión eólica e hídrica".

En La Pampa, los focos ígneos afectan directamente a la zona de producción ganadera, al caldenal y el monte occidental y las pérdidas de instalaciones e infraestructura, obliga a los propietarios afectados a invertir para recuperar las mismas y sobre todo, empezar a movilizar la hacienda en busca de campos o propiedades en condiciones para albergar temporalmente su producción. (Télam)