sociedad

Con quirófanos móviles y visitas a domicilio, los controles a mascotas se mantuvieron en la pandemia

Por Agencia Télam

11-08-2020 05:00

La pandemia de coronavirus redujo la asistencia veterinaria y de zoonosis en localidades de todo el país, aunque los municipios procuraron mantener los operativos de vacunación y esterilización adoptando los protocolos sanitarios, para lo que implementaron quirófanos móviles y campañas de inmunidad casa por casa, informaron fuentes oficiales a las corresponsalías de Télam.

En la provincia de Buenos Aires, la municipalidad de La Plata vacunó, desparasitó y asistió a más de 2 mil animales en forma gratuita, como parte del refuerzo de los operativos de asistencia veterinaria, puerta a puerta, durante el aislamiento obligatorio.

Por su parte en Bahía Blanca, el 26 de mayo volvieron a funcionar los tres móviles de castración de la municipalidad, donde se atiende hasta siete animales por día y por móvil.

Desde la comuna se informó a Télam que "se permite un solo acompañante por animal, que debe usar barbijo y mantener la distancia de 2 metros con otras personas; se prohíbe la concurrencia de menores y personas incluidas en lo que se denomina población de riesgo".

En San Luis, la dirección de Zoonosis de la municipalidad de la capital puntana implementó un quirófano móvil para asistir a mascotas durante la pandemia de coronavirus que visita todas las semanas los barrios para brindar el servicio de castración de forma gratuita y con turnos, además de vacunación antirrábica y desparasitación.

También Mendoza mantuvo, con las limitaciones del caso, el cuidado de los animales domésticos: "Acá con la vacunación antirrábica seguimos desde abril, y en algunos lugares se hicieron a domicilio", explicó a Télam Horacio Falconi, que está a cargo del departamento de Zoonosis y Veterinaria de la ciudad capital, mientras que Josefina Massini, su par en San Rafael, completó: "Estamos trabajando de forma normal desde mayo, se vacuna y se hacen 10 cirugías todos los días en un quirófano móvil".

En Río Negro, los operativos quedaron en manos de los municipios: el titular del departamento de zoonosis, Marcos Arezo, explicó que durante la pandemia, el problema prioritario en Río Negro "es la hidatidosis, una infección que afecta al hígado, los pulmones, el cerebro y otros órganos, y que surge todos los años".

Por su lado, el Ministerio de Salud rionegrino montó un sistema de vigilancia de los murciélagos que podrían infectar con rabia a personas y animales: "Cuando se detecta un animal de este tipo se realiza una vacunación en sistema de anillo para evitar que se propague una posible infección en las mascotas", aclaró Arezo.

En Chubut, las áreas de veterinaria y zoonosis de los municipios mantuvieron el nivel de atención a las mascotas, aunque restringidos porque cuentan con menos personal.

"Seguimos con la actividad, pero lo que sí tuvimos que interrumpir es el quirófano móvil para castraciones", explicó la directora de zoonosis de Trelew, Verena Dietz.

Por su parte, Neuquén tampoco interrumpió el servicio de atención y control de animales domésticos, "porque para nosotros es una política pública y lo tenemos como una cuestión de salud pública y trabajo esencial", explicó a Télam la subsecretaria de Ciudad Saludable, Andrea Ferracioli.

Así, en los últimos seis meses, a través del área de Sanidad Animal, se realizaron casi 5.000 castraciones, más de 3.000 desparasitaciones y sumó un dato particular: en período de pandemia fueron adoptados 40 animales.

En el norte del país, también se buscó sostener la atención: "Realizamos operativos de vacunación de emergencia a pedido de los centros vecinales debido a la cantidad de perros que andaban sueltos en las calles", dijo a Télam el director de Zoonosis de la ciudad de Jujuy, Ricardo Hueda.

Por su parte, protectoras de animales manifestaron que el aislamiento los limitó en las actividades que venían realizando para conseguir recursos para la atención veterinaria y para la entrega de mascotas en adopción.

"Trabajamos con una sola veterinaria donde tenemos una cuenta y les pagamos con lo que obtenemos de las rifas", dijo a Télam Daniela Zárate, de la protectora 'Voz Animal"'.

En Tucumán existe el programa 'Mascotas', instalado en distintos puntos de la provincia, que brinda los servicios gratuitos de castración, desparasitación y vacunación antirrábica, mientras que en la capital, la municipalidad reactivó el servicio de esterilización de mascotas el lunes 3 de agosto, con un protocolo para prevenir contagios por coronavirus para 20 mascotas por día.

En Chaco, el control de mascotas "fue una de las actividades que primero funcionó de hecho y después bajo regulaciones dispuestas por los municipios y el gobierno provincial con las previsiones necesarias para evitar contagios por coronavirus", dijo a Télam un médico veterinario ante la consulta sobre las actividades del sector.

En Santiago del Estero, la presidenta de la Asociación Civil Bichos, Gabriela Mulki, dijo a Télam que el trabajo no se interrumpió "si bien cambiamos las formas y adoptamos los protocolos para seguir con las castraciones, curaciones e incluso hemos salido a la calle dos veces por semana para desparasitar, dar de comer y curar a los animales".

Por último, en Rosario, el Instituto Municipal de Salud Animal (Imusa) adaptó sus servicios acatando todas las medidas de prevención para seguir trabajando en su sede, donde sólo se atienden urgencias y esterilizaciones de perros y gatos con turno previo.

También aquí, las autoridades de Imusa resaltaron que en junio se registró un récord de adopciones desde la inauguración del instituto en 2019: 32 perros y gatos. (Télam)