sociedad

Con maniquíes, un hospital platense enseña a los profesionales a hisopar y a cuidarse

Por Agencia Télam

26-07-2020 01:30

Un hospital público de la ciudad de La Plata cuenta con una sala de simulación en la que, utilizando maniquíes, capacitan al personal médico sobre cómo realizar un hisopado y cómo vestirse y quitarse el equipo de protección tras atender enfermos de coronavirus, para evitar autocontagiarse.

Se trata del Hospital Interzonal Especializado de Agudos y Crónicos "San Juan de Dios" de la ciudad de La Plata, fundado hace más de 100 años con el fin de tratar pacientes con enfermedades infectocontagiosas, cuyo Centro de Telemedicina con Simulación hoy se ocupa de capacitar a médicos y enfermeros para enfrentar la pandemia.

"La capacitación por simulación es una puesta en escena de un caso clínico para que los alumnos, que son otros profesionales, experimenten un estado de situación emocional real para posteriormente hacer un autoevaluación del proceso", explicó a Télam el médico Fernando Orellana, del Centro de Telemedicina y Simulación.

El médico destacó que la capacitación con simulacros "conlleva la seguridad del paciente, ya que todo se lleva a cabo sobre maniquíes simulando diferentes patologías".

"Los hospitales más calificados de Estados Unidos y de Europa utilizan esta forma y compiten por manejar escenas con el mayor realismo posible para que haya una mejor capacitación de sus profesionales", destacó.

Natalia Fantoni, jefa del Servicio de Infectología, es una de las médicas a cargo de las capacitaciones y contó a esta agencia: "Empezamos a mediados de marzo y, primero, la idea era realizar formaciones teóricas, pero notamos que había muchas dudas que tenían que ver con la práctica y como teníamos el Centro de Simulación empezamos con los simulacros".

Uno de los primeros objetivos fue enseñar a todo el personal del hospital a lavarse las manos según las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y a vestirse y quitarse el Equipo de Protección Personal (EPP), ya que el momento de retirarse el camisolín, los guantes, el barbijo, las antiparras, la cofia es cuando un descuido del profesional puede generar un autocontagio de Covid-19.

"Primero, se capacitó a los profesionales que están en primera línea: los de terapia intensiva, el personal de la guardia y de enfermería; después, se pasó a una segunda línea: los profesionales que ante un aumento de demanda iban a estar involucrados en la atención de esos pacientes, como cardiólogos, dermatólogos, otorrinos, y otros especialistas", explicó.

Fantoni agregó que "por último, se capacitó a los administrativos en higiene de manos explicándoles cómo manejarse con sus compañeros en un área reducida".

"Las clases generaron muchas repercusiones y hoy capacitamos a profesionales de otros hospitales y a quienes trabajan en establecimientos cerrados, como geriátricos o neuropsiquiátricos", puntualizó.

Melisa Solari, jefa de la Sala de Infectología, es otra de las capacitadoras y contó a Télam: "Comenzamos con una introducción teórica, explicamos bien qué protege cada elemento del Equipo de Protección Personal y hacemos hincapié en el lavado de manos. La persona que no incorporó correctamente la técnica de lavado de manos de la OMS no puede continuar con la capacitación".

"Una vez que terminamos con las dudas teóricas, mostramos cómo ponerse el equipo y cada uno hace el simulacro de vestirse, ingresar a una habitación donde hay un paciente, que en general son los maniquíes, extraerse luego las prendas y salir de esa habitación", detalló.

Solari destacó que todo ese proceso "está filmado y luego la persona que se entrena puede observarse y se autoevalua, hablamos de los errores y si necesita repetirlo o no".

Las médicas también capacitan en la técnica del hisopado, la toma de muestra nasofaríngea para determinar si una persona tiene o no coronavirus.

"El hisopado es una técnica muy precisa, muy concreta y sencilla y en general las personas que vienen para capacitarse son muy receptivas", explicó Solari.

Por su parte, Fantoni precisó que en esta enseñanza se utilizan también los maniquíes de la Sala de Simulación: "La situación no es del todo real porque las fosas nasales del maniquí no están inflamadas ni tiene secreciones, pero al menos sirve para dimensionar la forma de los movimientos que hay que realizar", destacó.

Como parte de la capacitación, también se enseña "el discurso que uno tiene que tener ante el paciente que hay que hisopar para no asustarlo. Eso también se practica".

Solari explicó que "si bien es un procedimiento sencillo, es muy incómodo para el pacientes porque el hisopado genera náuseas, tos, lagrimeo, algunos estornudan y uno debe explicarle al paciente lo que va a suceder".

"Si uno no explica, el paciente tiene el reflejo de sacar la cabeza o agarrar con su mano la mano de quien hisopa", detalló y agregó que es por esto que "hay que explicarle bien y tranquilizar al paciente, que sepa qué es lo que le va a ocurrir".

Según contaron, ya se capacitó a la totalidad del personal de todos los niveles del Hospital, que son unos 800; además, unos 70 médicos se capacitaron específicamente en la técnica del hisopado y también recibieron esta enseñanza por simulación cerca de 50 profesionales de la salud de otros hospitales.

El miedo al contagio aparece entre todos los especialistas involucrados en la lucha contra la pandemia, pero como explicó Orellana: "El miedo es la falta de conocimiento de algo".

Fantoni coincide y reconoce: "Siempre aparece el temor, pero la idea es que cuando uno conoce de qué se trata, se calma un poco el miedo y así nos lo han reconocido, nos dicen que gracias a la capacitación se han quedado tranquilos. Y es así, no hay que tener miedo si uno cumple con las medidas que corresponden", concluyó. (Télam)