sociedad

Comenzó en Mendoza la campaña contra el cáncer de próstata

Por Agencia Télam

10-11-2020 03:15

Mendoza vive su cuarta campaña de lucha contra el cáncer de próstata, denominada Noviembre Azul y con Bigotes, una iniciativa que busca destacar la importancia del control urológico anual como el mejor método para prevenir ese tipo de patologías.

#TapabocasConBigotes es una acción en sintonía con la movida mundial que impulsa la Fundación Uroclínica, que en esta edición invita a pintarle un bigote al barbijo.

El cáncer de próstata es una enfermedad que afecta al 30% de los hombres de más de 50 años, al 40% de los mayores de 60 y hasta al 50% de los que tienen más de 70 años, informaron voceros de la fundación médica.

En este año, atravesado por la pandemia de coronavirus, la Fundación Uroclínica, responsable de la campaña “Noviembre azul y con bigotes”, busca concientizar sobre la importancia de los controles anuales como medio más eficiente para la detección precoz de los problemas prostáticos.

Desde su primera edición en 2017, la campaña fue sumando voces de adhesión que estimulan a romper mitos y prejuicios en torno a ese control.

“El lazo azul y el bigote, que este año irá pintado sobre el barbijo, serán los dos símbolos de lucha contra esta enfermedad que es la más frecuente en los varones y representa la tercera causa de muerte por cáncer en adultos mayores de 60 años”, expresó Joaquín Silva, presidente de Fundación Uroclínica.

El profesional sostuvo que "está probado que el control urológico anual es la manera más eficaz para prevenir y detectar precozmente patologías prostáticas, no solamente un posible cáncer de próstata, sino también la hiperplasia benigna de próstata, una enfermedad crónica muy común, con una alta incidencia y prevalencia, que afecta aproximadamente al 50% de los varones, de entre 50 y 60 años".

El cáncer de próstata es el tumor más frecuente en los hombres y en el 50% de los casos la enfermedad se detecta cuando está avanzada, elevando los riesgos de mortalidad.

La Sociedad Americana de Urología y la Sociedad Argentina de Urología recomiendan el control a partir de los 50 años, y desde los 40 para quienes tienen antecedentes familiares de cáncer de próstata, especialmente padre o hermanos.

La recomendación es prestar atención a los siguientes síntomas: sangre en la orina; no poder orinar o necesitar hacerlo con frecuencia, especialmente durante la noche; flujo de la orina débil o interrumpido; dolor o ardor al orinar; dolor constante en la parte baja de la espalda, la pelvis o la parte superior de los muslos.

“Ante cualquiera de estos síntomas, es fundamental que consulte a su médico y que no olvide que estas señales también pueden deberse a otros problemas comunes que no son cáncer, como infecciones o agrandamiento de la próstata y es el urólogo quien indicarle la causa”, finalizó Silva. (Télam)