sociedad

Combaten un incendio forestal en Orán desde hace dos semanas

Por Agencia Télam

21-07-2020 07:00

Un incendio forestal que comenzó hace dos semanas sobre la cima de los cerros del paraje San Andrés, en Orán, en el norte salteño, y que ya afectó más de 7.000 hectáreas, es atacado por personal de Bomberos Voluntarios de la Brigada Forestal de Salta, del Parque Nacional Calilegua y del Servicio Federal de Manejo de Fuego.

Fuentes gubernamentales indicaron que en Orán está trabajando una comisión de la Brigada Forestal de Salta, que refuerza el trabajo operativo que realizan Bomberos Voluntarios de Orán y Aguas Blancas para combatir los focos del incendio forestal, iniciado hace dos semanas.

El Ministerio de Seguridad de Salta, a través de la Subsecretaría de Defensa Civil, coordina el trabajo operativo integral con los distintos organismos municipales, provinciales y nacionales para las tareas de relevamiento, y sofocación.

El subsecretario de Defensa Civil, Jorge Arce, informó que ayer un avión hidratante del Sistema Federal de Manejo del Fuego realizó un sobrevuelo de reconocimiento en la zona y está a disposición de esta tarea.

Además, destacó que el incendio comenzó en la cima de los cerros de San Andrés, 55 kilómetros al oeste de Orán, como "un incendio de altura", y "en los últimos días llegó al área de yungas".

El subsecretario detalló que en las últimas horas se registraron algunas lloviznas, que favorecen el trabajo integral en el territorio.

El incendio forestal se encuentra en un área montañosa de Orán, a más de 3.000 metros de altura sobre el nivel del mar, y en los últimos días se reactivaron tres focos ígneos en los que se trabaja actualmente.

Según el funcionario, es una zona que se encuentra distante de las comunidades originarias asentadas en el área, y el siniestro se focaliza en la cima, los dorsales de los cerros, y “muy poco” en el sector de las yungas.

“No sabemos cómo se originó el incendio. Este es un ecosistema muy importante, una zona con una reserva ecológica donde viven especies en peligro de extinción, como la taruca y el yaguareté”, dijo Arce.

Los distintos organismos trabajan de manera coordinada en las tareas de relevamiento, el estudio de territorio, las acciones preventivas, y sobrevuelo por la extensa zona afectada desde su inicio, al tiempo que se realiza un monitoreo diario.

“Por los sensores remotos calculamos que hasta el momento se afectaron más de 7.000 hectáreas en las laderas”, dijo Arce, y sostuvo que los tres focos, cada uno con un frente aproximado de tres kilómetros, son un escenario dinámico que “va cambiando”. (Télam)