sociedad

Colectivo de mujeres considera que no es un caso aislado la denuncia por abuso sexual a un sacerdote

Por Agencia Télam

28-10-2020 05:45

El colectivo de Trabajo Social de Jujuy Auka denunció hoy que la acusación contra un sacerdote por abusar sexualmente de una niña de 10 años en la ciudad de El Carmen, “no se trata de un hecho aislado” sino que devela casos de “violaciones sistemáticas por parte de obispos y sacerdotes hacia niños, niñas y adolescentes”.

Tras conocerse la investigación que involucra al párroco, Ricardo Oscar Quiroga, acusado de abusar sexualmente de una niña de 10 años el pasado sábado en la localidad de los Perilagos, los movimientos de mujeres provinciales se manifestaron y repudiaron los hechos.

La organización feminista consideró que “el agravante de este hecho de violación y los abusos que ocurren por parte de los representantes de la iglesia es el encubrimiento que realiza la institución y la comunidad religiosa”.

No obstante, advirtirtió que “no solo en la iglesia católica se puede ver este ejercicio abusivo del poder, sino también en otras instituciones que se aúnan bajo el lema de ‘con mis hijos no te metasÂ’ para impedir la efectiva aplicación de la ESI en las escuelas”.

El sacerdote Quiroga fue detenido e imputado por el delito de "abuso sexual con acceso carnal doblemente calificado por ser cometido por dos personas y por ser miembro de un culto religioso", el pasado martes luego de haber sido denunciado por la madre de la víctima.

La denuncia implica a otro hombre acusado de violar también a la menor y a una mujer que supuestamente actuó como cómplice para permitir que se perpetraran los delitos.

Las activistas afirmaron que en la provincia de Jujuy “se dan charlas, realizadas por personas no idóneas, avaladas por el equipo de Educación Sexual Integral (ESI), cuyos contenidos son contrarios a toda recomendación”, y aseguraron que por esa situación se radicaron diversas denuncias.

“Bajo el discurso de que la autoridad no se discute, la línea que hoy se baja en algunas escuelas parece orientada al encubrimiento de abusadores y a atemorizar a las víctimas, no a favorecer la protección”, reclamaron.

El colectivo de mujeres exigió que “los contenidos -de la ESI- sean brindados por profesionales con capacitación y experiencia en el tema. No sabemos cuántas víctimas hay y que de una vez por todas se deje de dar trato preferencial a sacerdotes”.

Por último, demandó “justicia para las víctimas y acompañamiento a las mismas por parte de la comunidad”, consideró necesario ver a la “Iglesia y Estado como asuntos separados”, y requirió “una ESI científica, laica y con perspectiva de género”. (Télam)