sociedad

Buenos Aires en enero: los pro y los contra de una ciudad semivacía

Por Agencia Télam

20-01-2019 11:45

Con la llegada de las vacaciones de verano, en Buenos Aires se constata una baja en la cantidad de personas en el transporte y en las calles, y si bien esta situación es percibida como positiva por ciclistas, automovilistas o pasajeros, otros sectores se ven perjudicados por esta disminución.

Según el departamento de control de procesos e innovación operativa de AUSA, en promedio en un día hábil de diciembre ingresan poco más de 150.000 autos, mientras que en enero apenas se superan los 130.000, lo que significa un descenso del 13% en la entrada de vehículos de provincia a capital.

Lo mismo sucede con el transporte público: según cálculos del Ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte de la Ciudad el flujo de pasajeros baja un 20% en época de verano.

En un día común de noviembre por ejemplo, los pasajeros del subte porteño son 1.200.000 promedio por día hábil, mientras que en enero alcanzan los 950.000 en promedio, precisaron a Télam desde Sbase.

"La verdad es que yo disfruto la Ciudad en enero. Salgo media hora más tarde para el trabajo y tengo el mismo tránsito, y la vuelta también es más rápida, la autopista está más fluida", dijo a Télam Gustavo, que ingresa por la autopista 25 de Mayo a la Capital desde Ramos Mejía todo los días para trabajar.

"Se nota que viaja menos gente en el tren y en el subte, se puede ir más cómodo e incluso conseguís donde sentarte", contó Julián, que viaja en el tren Sarmiento y toma el subte A para llegar su trabajo cerca de la estación Perú.

"Hay menos gente, está más tranquila la ciudad. Se puede andar mejor en la bicicleta pero también tenés que tener mayor cuidado porque los autos van más rápido cuando no hay tránsito", aseguró Andrea, que se trasladaba con su bicicleta plegable por la avenida Belgrano.

El descenso en la cantidad de gente, sobre todo en la zona del microcentro porteño, beneficia a los turistas que visitan Buenos Aires, que ven la ciudad "más tranquila", tal como comentó Carlos que visitó la Capital junto a su esposa Marcela, procedentes de Mendoza.

"Venimos de vez en cuando a Buenos Aires y siempre hay mucha gente, pero sí se ve que hay menos personas por acá", agregó Carlos mientras paseaba por San Telmo.

Según explicaron desde el área de Turismo de la Ciudad, en enero suele ser la "temporada alta" para el turismo internacional y decrece el turismo interno desde las provincias por el éxodo hacia la costa atlántica y otros puntos turísticos.

A pesar de que muchas personas disfrutan de la ciudad en enero gracias a las vacaciones, también hay otras que se ven perjudicadas por la falta de gente en las calles.

"En enero hay menos laburo, yo siempre trato de tomarme vacaciones para no perder el mes pero esta vez no pude", comentó a Télam Andrés, taxista que trabaja por la zona del microcentro y Congreso.

"Hay menos pasajeros pero los que compran siempre, compran igual. Baja un poco la venta pero no me queda otra que seguir trabajando, por ahí me quedo un poco más de horas para compensar", aseguró Mario, que trabaja como vendedor ambulante en el tren Sarmiento.

(Télam)