sociedad

Barbijo, 2 metros de distancia y locales semivacíos, así es la nueva normalidad en los restaurantes

Por Agencia Télam

28-06-2020 02:45

Locales semivacíos, distancia entre comensales y barbijos son las características de la nueva manera de consumir un café o una comida en locales gastronómicos según explican propietarios y clientes en las siete provincias en las que abrieron de nuevo las puertas en el contexto de la pandemia de coronavirus.

Catamarca, Santa Fe, Mendoza, San Luis, La Pampa, Tierra del Fuego y Río Negro se encuentran en la fase 5 de la cuarentena para mitigar la expansión del coronavirus y en estas siete provincias los clientes pudieron regresar a los bares y confiterías, aunque la experiencia cambió sustancialmente.

En todos estos distritos, los locales gastronómicos funcionan con hasta el 50% de la capacidad total habilitada y deben cumplir el distanciamiento de las mesas y entre personas de por lo menos 2 metros.

A su vez, el uso de barbijo es obligatorio para el personal y los clientes, que pueden sacárselo solo mientras consumen los alimentos o bebidas, y los locales tienen que contar con alcohol en gel en todas las mesas y en las puertas de ingreso/egreso, que deben estar señalizadas.

Además, los locales deben tener en la entrada una alfombra o trapo embebido de desinfectante para el calzado y es obligatorio el lavado generalizado de manos antes y después de consumir.

En la ciudad santafesina de Rosario, desde el 8 de junio unos 1.500 bares y restaurantes volvieron a abrir de 7 a 23 con "un máximo del 50% de la capacidad de los locales", según indica el protocolo elaborado por el gobierno de Santa Fe para los comercios gastronómicos durante la pandemia de coronavirus.

"La gente viene, pero no es lo mismo", aseguró a Télam el mozo de un bar céntrico con un dejo de nostalgia por "los viejos tiempos", que pasaron hace muy poco, mientras que la encargada de un bar gourmet que funciona en una casona señorial del centro rosarino invita: "Por favor, anótense en la planilla".

Una de las modificaciones que impuso la "nueva normalidad" es el registro de los consumidores en unas planillas que los locales deben custodiar por 30 días, y que, ante un caso positivo de coronavirus facilite la investigación epidemiológica de los contactos. En Rosario, las mesas no pueden superar los 6 ocupantes y es obligatorio realizar reservas previas en los restaurantes.

En Santiago del Estero están habilitados los bares, restaurantes, pizzerías y heladerías de lunes a sábado desde las 8 hasta las 00.

En el centro de la ciudad Capital, los bares y confiterías se convirtieron en el lugar elegido por los santiagueños para "juntarse" con los amigos para ponerse al día y compartir un café, ya que no está permitido las reuniones sociales, solo las reuniones familiares.

En los locales, en las mesas puede haber hasta 4 sillas y no está permitido el ingreso de niños menores ni tampoco mayores de 60 años. Juan es mozo en una cafetería y comentó a Télam que "se toma muy en serio la limpieza, ya que los pisos y demás superficies se limpian con lavandina diluida en agua cada vez que se retira un cliente".

Luciana es moza de una pizzería y dijo que se usan "solo servilletas de papel y desechables e individuales de papel", a su vez agregó que "la mayoría pide delivery, creo que es porque los niños no pueden entrar y prefieren comer en sus casas".

En la mayoría de los bares consultados por Télam, indicaron que tratan de cumplir con el protocolo y "cuidar lo logrado" ya que en la provincia aún no hay circulación del virus y no se registró ningún caso grave ni muertos.

En San Luis, los mozos consultados por Télam opinan que la gente no protesta a la hora de respetar los protocolos y que la clientela ha disminuido, ya que ni con la mitad de las mesas y de la cantidad de sillas los lugares se llenan. La gente sale menos y tiene menos confianza en pedir cualquier servicio.

También señalaron que se ven perjudicados al recibir menos propinas y que el horario de atención de estos comercios es de 8 a 24 de lunes a domingo y a los sanitarios se ingresa de a una persona. Luego de la salida de esa persona, debe limpiarse el sanitario para autorizar el ingreso de otro cliente y los baños deben tener todos los elementos de higiene y limpieza personal.

Lo mismo pasa con las mesas y sillas que son desocupadas: deben desinfectarse antes de volver a ocuparse y os menúes tienen que ser exhibidos en pizarras o pantallas.

Por su parte, en Tierra del Fuego, los bares y restaurantes reabrieron el 11 de junio y desde entonces no hubo inconvenientes sanitarios: hay restricciones para el uso de cubiertos, vasos y otros utensilios. Por ejemplo, la utilización de servilletas de tela y de manteles estaba prohibida hasta este sábado 27, en que las autoridades la permitieron pero con la obligación de cambiarlas y lavarlas entre un cliente y otro.

A su vez, el horario de atención al público es de 8 a 23, y desde la semana próxima se permitirá la apertura hasta la 1 de la madrugada, pudiendo haber clientes en el interior hasta las 2. Algunos rubros, como los restaurantes, utilizan la modalidad de reservas con antelación, pero la mayoría atiende por orden de llegada.

"Todo es diferente, también se usa más el medio electrónico de pago para evitar la manipulación de dinero en efectivo", explicó a Télam Soledad, una moza que trabaja en un restaurante del centro de la ciudad de Ushuaia.

Además se habilitaron desde este fin de semana el funcionamiento de hoteles y otros establecimientos de alojamiento de pasajeros, solo para que reciban a habitantes de la propia provincia, ya que el turismo externo "continuará prohibido hasta nuevo aviso". (Télam)