sociedad

Aislados por coronavirus, arman un alboroto dentro de un hospital en Colön

Por Agencia Télam

12-06-2020 06:00

Pacientes con coronavirus de la ciudad entrerriana de Colón que permanecen internados en el hospital local San Benjamín se reunieron sin autorización y pidieron pizzas, gaseosas y helados por delivery, al tiempo que uno de ellos fue denunciado por daños en ese nosocomio, luego de que rompiera un vidrio tras estrellar su teléfono celular.

En esa ciudad del este entrerriano fueron aisladas más de 120 personas a la que se le hicieron pruebas, y todo el departamento debió regresar a la fase 1 de la cuarentena, luego de que 16 personas se contagiaran en el lapso de tres días, trece de las cuales se encuentran en el hospital junto a otros cuatro infectados anteriormente.

Además, en las vecinas Liebig y San José (con cinco nuevos casos) también se debió volver a la fase 1 del aislamiento, mientras en el resto de la provincia continúa en etapa de distanciamiento social.

La coordinadora de salud del Departamento Colón y directora del hospital, Norma Hernández, realizó hoy una exposición Jefatura Departamental de Policía de Colón por el delito de daños sobre las instalaciones.

Según la denuncia, ayer jueves cerca de las 14 horas, uno de los pacientes con coronavirus arrojó su teléfono celular contra un panel de vidrio de manera intencional, provocando la rotura del cristal".

Por el hecho, intervino además la fiscal de turno de Colón, Micaela Di Pretoro.

En tanto, se viralizó una foto en la que 11 de los pacientes se reunieron y pidieron por delivery pizzas, gaseosas y helado en el interior de la sala de internación, en una cena que según Hernández "no fue autorizada".

"La institución provee los alimentos necesarios para su sustentación" por lo que el hecho "no corresponde con las reglas impartidas y demuestra una conducta desaprensiva e irreflexiva", aseguró la directora del hospital.

Por el hecho, Hernández se comunicó con la fiscalía Federal de Concepción del Uruguay, la que notificó a las personas de las "normas de convivencia que serán de cumplimiento obligatorio".

Finalmente, explicó que la internación de estas personas "obedece a que a pesar de tener un estado clínico satisfactorio", si permanecen en sus domicilios "pondrían en riesgo al resto de la sociedad".

Por otro lado, Matías, uno de los internados publicó en sus redes un descargo en el que asegura que realizaron la compra "porque el hospital estaba comprando viandas para todos y sobraban más de la mitad".

"Para que no sigan gastando, decidimos pagar nosotros la cena, y pagamos la cena a los enfermeros que estaban de guardia", agregó. (Télam)