sociedad

Advierten sobre el riesgo de cierre de un servicio terapéutico de adicciones en Rosario

Por Agencia Télam

29-10-2020 05:30

El único servicio asistencial público en Rosario de pacientes con consumo problemático de drogas especializado en reducción de daños corre riesgo de ser cerrado por la falta de pago a sus profesiones y de “continuidad de la política pública”, advirtieron hoy sus responsables.

“En esta situación uno de los principales riegos es maximizar las vulnerabilidades” de los usuarios al no disponer del servicio de salud pública, dijo a Télam la doctora en Psicología Silvia Incaurraga, titular del Centro de Estudios Avanzados en Drogadependencia y Sida (Ceads).

La profesional, que es la responsable de la ejecución del convenio entre la Universidad Nacional de Rosario y la provincia de Santa Fe mediante el cual se financia el Servicio Asistencial en Drogadependencias y Sida (Sadys), contó que los profesionales no perciben sus honorarios desde hace diez meses y el servicio corre riesgo de discontinuidad.

Por el atraso en los pagos, cinco miembros del servicio (cuatro psicólogos y un psiquiatra) renunciaron la semana pasada, resintiendo las posibilidades de atención cuya demanda se incrementó en el contexto de pandemia.

“No solo es la deuda, sino el panorama a futuro: no se sabe si hay continuidad de esta política pública”, dijo Inchaurraga sobre el Sadys.

El dispositivo terapéutico -único de asistencia público desde la perspectiva de derechos de los usuarios- funciona desde 1995 y “fue pionero en esta perspectiva”, recordó Inchaurraga, al punto de ser declarado como caso de buenas prácticas en América latina por el programa de Sida de Naciones Unidas.

El Sadys es financiado por el Gobierno santafesino a través de un convenio con la UNR, que está vencido desde diciembre de 2019.

El organismo público firmante es la Agencia de Prevención del Consumo de Drogas y Tratamiento Integral de Adicciones (Aprecod) de la provincia, cuyo referente, Mariano Romero, dijo “de palabra” que el servicio tendría continuidad con convenios cada seis meses, explicó la psicóloga.

Tras una reunión con el entonces ministro de Salud santafesino, Carlos Parola, en marzo el Estado pagó el mes de enero -restando diciembre de 2019-, pero desde entonces no se realizaron más pagos, dijo Inchaurraga.

“No podemos trabajar diez meses gratis, aunque tuvimos la mejor voluntad entendiendo que había urgencias”, señaló en relación a la pandemia de coronavirus, que demandó recursos extras.

La misma problemática atravesaron ONG que prestan servicios -desde otra perspectiva clínica- a pacientes con consumo problemático de drogas, pero “ya regularizaron sus situaciones”, explicó la titular del Ceads. (Télam)