sociedad

A seis meses de la pandemia, el Hospital de Clínicas tiene un 90% de ocupación y un gran estrés

Por Agencia Télam

16-09-2020 04:00

El director del Hospital de Clínicas, Marcelo Melo, sostuvo hoy que a seis meses de iniciada la pandemia de coronavirus, si bien el centro de salud “no está colapsado, hay un gran estrés producto de un porcentaje de ocupación muy alto que se mantiene desde hace semanas y que hoy ronda el 90%”, y advirtió que “a pesar de todos los esfuerzos los recursos son limitados mientras que la demanda de pacientes es cada vez mayor”.

Preocupado porque “no ve un horizonte en el corto o mediano plazo" en el que la situación mejore, Melo recurrió a una metáfora futbolística y aseguró que “el mundo perdió el partido contra el coronavirus” y que lo importante hoy es “no perder por goleada”.

En este contexto, la Dirección de Estadística, Archivo Médico, Internaciones y Egresos del hospital preparó un informe que contempla el período entre el 1 de marzo y el 31 de agosto, en el que se relevó que durante estos seis meses en el centro de salud se realizaron 5.541 internaciones de las cuales más del 29% fueron por coronavirus o sospecha de coronavirus.

El informe señaló que del total de pacientes con Covid-19, el 21% debió ser internado en terapia intensiva; en tanto que del total de pacientes con coronavirus internados en general, el 45% tiene entre 16 a 59 años, el 28% más de 75 años, el 23% entre 60 y 74 años y el 4% son pacientes pediátricos.

El Clínicas realizó más de 400 transfusiones de plasma como tratamiento compasivo y hubo 852 pacientes atendidos por telemedicina. Además, hasta el 31 de agosto se habían utilizado 76.180 camisolines y más de 159.800 barbijos quirúrgicos.


Télam: Más allá de los números, ¿Cómo están en el Hospital de Clínicas?

Marcelo Melo: No estamos colapsados, pero el hospital está estresado, con un porcentaje de ocupación muy alto hace varias semanas, que hoy ronda en el 90%.

Durante estos meses el hospital cambió mucho, triplicamos el número de camas de cuidado intensivo, hicimos remodelaciones en las salas de internación, incorporamos mucho personal de salud pero los recursos tienen un límite, mientras que la demanda es cada vez mayor.

Es bastante representativo de lo que pasa en la Ciudad, que tiene una meseta alta con un promedio de contagios diarios entre 1.000 y 1.300 casos por día. Esto implica que todos los días hay un ingreso de pacientes a las terapias que no salen rápido, sino que se quedan varios días.

Por otro lado, el personal de salud se va contagiando, a pesar de que nosotros hicimos una fuerte inversión en equipos de protección y de hecho tenemos una estadística baja de infección, que es un poco mayor entre médicos y enfermeros pero que si se toma el total de todos los empleados ronda entre el 7 y el 8%. Aún así el personal se contagia, hay que aislarlo mientras que los pacientes aumentan todos los días.


T: ¿Cómo cambió su mirada sobre la pandemia en estos seis meses?

M.M: Hace seis meses nos estábamos preparando a medida que veíamos lo que pasaba en el mundo, pero quizás no teníamos conciencia de que nos íbamos a enfrentar a un partido perdido. Ahora ya sabemos que es un partido que se perdió en todo el mundo. El tema es no perder por goleada. Ningún sistema de salud salió bien de esta situación, y cuando uno ve que médicos, enfermeros, administrativos, nutricionistas, personal de limpieza y de mantenimiento se infectan o se les complica, y hay que internarlos, y que eso pasa en todos los centros de salud, es fuerte. Por supuesto que esto genera una mayor responsabilidad y trabajo, pero se está haciendo largo y agobiante.


T: ¿Hay algún horizonte de alivio?

M.M: Uno de los horizontes que nos hemos puesto es la vacuna, entonces ahí estamos tratando de estirar el tiempo hasta que eso pase. Otro sería la inmunidad de rebaño, pero para eso falta un montón y no se apunta a eso además, entonces en el corto o mediano plazo no hay un horizonte, por el contrario todo indica que los casos van a ir aumentando.


T: Más allá de la Covid-19, ¿qué pasa con las otras patologías?

M.M: Durante estos seis meses en el hospital se realizaron más de 28 mil consultas médicas ambulatorias de diferentes especialidades y más de 1.600 cirugías.

Seguro que el impacto de la pandemia será grande sobre todas las patologías. En el Hospital, además de atender, hacíamos muchas campañas de prevención de diabetes, hipertensión, accidentes cerebrovasculares, difundiendo la importancia de la actividad deportiva, de comer saludable, de exponerse con cuidados al sol... todo eso desapareció. Creemos que todas estas patologías crónicas que son responsables de la mayoría de las muertes van a incrementarse.


T: ¿Se presentó ya en el hospital la disyuntiva de tener que elegir entre dos pacientes por falta de cuidados intensivos?

M.M.: No, en absoluto. Pero así como nos preparamos en su momento con más respiradores, más personal y equipamiento, también se hizo un protocolo avalado por el Comité de Ética para que, si llega ese momento, los médicos de terapia no se encuentren solos teniendo que tomar esa decisión.


T: Hace unas semanas desde el Ministerio de Salud hubo recomendaciones para permitir el contacto de familiares de pacientes en final de vida con Covid-19, ¿cómo trabaja el Clínicas frente a esto?

M.M: Tuvimos un protocolo desde antes de estas recomendaciones que permitía a los familiares, con las protecciones correspondientes, poder despedirse del paciente en etapa final de vida. En nuestro caso tuvimos esa política desde el comienzo de la pandemia y le fuimos dando forma con el correr de los meses, pero siempre tratamos de respetar ese derecho.


T: ¿Qué cambios cree que se producirán después de que pase la pandemia?

M.M: Falta mucho para que termine, pero creo que va a generarse una nueva manera de ejercer la medicina y de enseñar. Acá, por ejemplo, las recorridas por los pisos la hacían grupos de 20 médicos entre residentes y estudiantes. Todos hablaban con el paciente, les hacían preguntas, los revisaban. De aquí en adelante, todo lo que sea aglomeración de personas no se va a poder hacer, las consultas serán con barbijos, etc.

Creo que habrá mucho de telemedicina también. Después se evaluará si los cambios serán para bien o para mal, pero la medicina tradicional como la veníamos haciendo en el Hospital se va a modificar seguro. (Télam)