sociedad

A cuatro años de la muerte de una joven en fiesta clandestina familiares reiteran pedido de Justicia

Por Agencia Télam

01-01-2020 06:45

Familiares y amigos de Emilia Uscamayta Curi, una joven universitaria que murió ahogada en una fiesta clandestina realizada en una casa quinta de la periferia de la capital bonaerense en 2016, renovaron hoy su pedido de justicia al cumplirse cuatros años del hecho y repudiaron que el juicio a los acusados se realice a fines del 2022.

La muerte de la joven ocurrió el 1 de enero de 2016 en una quinta de la calle 520 entre 159 y 160, donde hoy se concentraron familiares y amigos de la joven para reclamar el rápido juzgamiento de los involucrados en el hecho, entre ellos los empresarios Carlos Bellone, Raúl García, Santiago Piedrabuena y Gastón Haramboure.

Bellone era el dueño de la quinta donde se realizó el evento, Piedrabuena y Haramboure están acusados como los organizadores de la fiesta clandestina, mientras que García fue quien consiguió las bebidas alcohólicas que se consumieron.

"Hoy se se cumplen cuatro años de la muerte de Emilia en una fiesta clandestina, hoy la recordamos con la familia, los compañeros y compañeras en casa y luego concentramos en la casa donde murió" explicó Cristian Uscamayta Curi, hermano de la joven estudiante de Periodismo.

Uscamayta Curi explicó que "en estos días nos enteramos que el juicio se realizará en octubre de 2022 y en ese sentido tenemos un reproche a la justicia por el tiempo, la demora en hacer justicia sobre los empresarios y algunos ex funcionarios implicados".

"Más allá de los cuatro años no pasó nada; por eso expresamos hoy nuestro repudio y que no bajamos los brazos hasta encontrar justicia", sostuvo el hermano de la víctima, frente a la casaquinta donde ocurrió el hecho, en la que colocaron varias ofrendas florales en homenaje a la joven.

El joven remarcó que la fiesta clandestina donde murió su hermana "la organizaron los empresarios en connivencia con la municipalidad de la gestión de Cambiemos que había asumido días antes, un gobierno que sigue lamentablemente y donde muchos funcionarios implicados continúan trabajando".

"También denunciamos a la policía y la connivencia para la realización de estas fiestas, y no me olvido del fiscal (Alvaro) Garganta que en esa oportunidad nos dijo que nos olvidemos de la causa penal y sigamos el camino pecuniario del juicio civil contra los empresarios, que la municipalidad no tenía que ver pero para nosotros la municipalidad hizo la vista gorda", puntualizó el hombre.

En la causa los empresarios imputados serán juzgados por el delito de "homicidio simple con dolo eventual" de acuerdo a la acusación que les hizo la fiscal penal Medina que instruyó la causa.

Las autoridades municipales habían labrado actas intimando a los organizadores a no realizar el evento y aquella madrugada inspectores lo clausuraron, pero sin desalojo.

Según distintos testimonios, en la fiesta no hubo guardavidas ni asistencia médica y la joven murió ahogada en una piscina donde había muchas personas. (Télam)