seguridad

Una cicatriz en la mejilla fue clave para identificar al violador serial de Rosario

Por Agencia Télam

20-07-2019 11:00

Una de las víctimas del violador serial de Rosario afirmó anoche que pudo identificar a su agresor en la rueda de reconocimiento realizada ayer a la tarde por "una cicatriz muy grande" que tiene en la mejilla izquierda.

La joven, que fue atacada en una veterinaria, fue convocada junto a las otras mujeres que sufrieron abusos entre enero y julio pasado para intentar reconocer a uno de los dos hombres que habían sido detenidos la noche del jueves luego de una serie de operativos que incluyeron el hallazgo de la moto supuestamente usada en los hechos.

"A mi me tocó ser la última de la chicas, fui a las 17.30, fue terrible. Yo estaba con una ansiedad tremenda de saber si era o no. Vi a una de las cuatro personas y pensé que era, pero quería confirmarlo con la segunda (rueda de personas) y al final era el de la primera", explicó la víctima en declaraciones a Telenoche Rosario.

La joven detalló que "si bien estaba con otro aspecto porque tenía la barba crecida, (el sospechoso) tenía una cicatriz en la mejilla izquierda".

"Cuando pasó lo que pasó, vi solo una parte de la cicatriz, pero era muy grande, le cubre toda la cara, desde la boca hasta entre la ceja y la oreja; no tengo dudas que es esa persona", remarcó.

Consultada sobre el identikit que se había elaborado para dar con el agresor sexual, sostuvo que el detenido se parece "en un setenta por ciento" al que ella había realizado en base a los datos que recordaba.

"Estoy esperanzada, estoy recobrando la confianza en la Policía. La PDI (Policía de Investigaciones) nos ayudó muchísimo", destacó la víctima, quien agregó que "esto en muy movilizador para las mujeres" y que espera que genere "un cambio en la manera de comportarse".

Esto fue a raíz de que cuando ella fue atacada, su denuncia no fue enviada directamente a la fiscal de la Unidad de Delitos Sexuales, Alejandra Raigal, sino que estuvo demorada en otra fiscalía una semana, según explicó.

Sin embargo, luego de que ella dio a conocer su caso, "aparecieron muchas personas para contar lo mismo en la veterinaria" donde trabaja, indicó.

Siete de las ocho mujeres atacadas reconocieron ayer por la tarde a P.B. (30) como su agresor sexual y por eso mañana, en horario a confirmar, el sospechoso será sometido a una audiencia imputativa.

El acusado había sido detenido el jueves por la noche junto a su hermano, con el que trabajaba en una pizzería del macrocentro rosarino, pero el segundo será liberado luego de cumplir los trámites legales, posiblemente en la misma audiencia de mañana, anticipó esta mañana un vocero de la Fiscalía rosarina.

Los investigadores llegaron al acusado de ser el violador luego de que lograron reunir los números de las patentes de las motos con las que los hermanos B. trabajaban como repartidores en una pizzería de Zeballos al 2000.

Además de detenerlos, les secuestraron una Honda CB dominio 863JMT, número que una de las víctimas pudo aportar, la caja con la que realizaban los repartos, un casco y una campera.

En tanto, en un domicilio de Moreno al 3.700, en la zona sur de la ciudad, los policías hallaron algunos de los objetos robados a las víctimas, indicaron los voceros consultados, lo que suma elementos de prueba a la investigación. (Télam)