seguridad

Testigo dice que el acusado del femicidio de una joven en Salta tenía la cara arañada

Por Agencia Télam

18-07-2019 08:15

El vendedor de drogas que entregó a la Policía al acusado de asesinar a la joven Yamila Vega en 2015, en Salta, declaró hoy en el juicio por el femicidio que días antes del hallazgo del cuerpo de la víctima vio al imputado con la cara arañada, informaron fuentes judiciales.

Héctor Marcelino Bell, alias "Beba", fue quien mencionó el detalle apuntado al declarar como testigo durante la segunda jornada del debate que comenzó ayer en la Sala I del Tribunal de Juicio salteño y que tiene en el banquillos de los acusados a Sergio Ricardo "Gato" Vilte (26).

Según las fuentes, "Beba" declaró haber visto al imputado "con la cara bien arañada" unos días después de la desaparición de Yamila y antes del hallazgo de su cuerpo.

Bell llegó a la audiencia conducido por la fuerza pública, y reveló que conocía a la víctima desde niña porque era amigo de su padre.

Cuando éste falleció, Yamila –que había comenzado a consumir estupefacientes y a ejercer la prostitución- llegó hasta su casa para comprarle drogas ya que él se dedicaba a esa actividad, tras lo cual, la joven comenzó a quedarse a comer y a dormir allí.

El testigo aseguró que Yamila le contó de "un chaboncito que la molestaba en el callejón, que le pegaba y le quería quitar la plata", y que le decían Gato.

De acuerdo a Bell, cuando vio la cara arañada de Vilte, él no sabía del crimen y el ahora acusado había ido a verlo para comprarle droga.

El testigo dijo que en ese momento él le preguntó que le había pasado en la cara, ya que parecía "como si alguien le hubiese opuesto resistencia", y aquel le respondió que se había peleado con un compañero.

Luego relató que se enteró que Yamila estaba desaparecida al cruzarse con la madre de la víctima, quien lo señaló como el responsable del crimen tras el hallazgo del cuerpo.

En tanto, dijo que cuando la Policía lo interrogó no mencionó lo que Yamila le había contado acerca del tal "Gato", ni tampoco el episodio de Vilte y su cara arañada, porque no tenía mayores datos.

El testigo contó que un par de meses después del crimen, él estaba en su casa con Marta Peralta, quien también era amiga de la víctima, y apareció Vilte para comprar drogas.

En ese momento, recordó el episodio de la cara arañada y la retuvo mientras Marta daba aviso a la Policía.

Además, precisó que en una ocasión indagó a Vilte sobre el homicidio de Yamila, y él "no decía ni sí ni no" pero, ante su insistencia, le expresó: "Yo no la maté, la mató mi hermano que está en cana."

Cuando llegó la Policía –según el relato del testigo-, Vilte se sorprendió y, al ser consultado sobre los arañazos, se contradijo y explicó a los oficiales que se los había hecho "su mujer", de quien no pudo dar datos.

Bell negó haber tenido episodios de violencia con Yamila, aunque detalló que la joven a veces llegaba lastimada porque algunos clientes la agredían.

Durante la jornada también declararon una tía del imputado y una amiga de la víctima.

El juicio, que podría finalizar mañana, está a cargo de los jueces Javier Aranibar, Martín Pérez y Federico Armiñana Dohorman.

Por el Ministerio Público interviene la fiscal Luján Sodero, mientras que la defensa del imputado está a cargo de María Cecilia Martínez.

El cuerpo de Vega fue encontrado el 7 de febrero de 2015, en avanzado estado de descomposición, en un terreno baldío contiguo a un motel alojamiento ubicado sobre ruta provincial 26, en el sudeste salteño.

La última vez que fue vista con vida fue el 31 de enero de ese año, y su cuerpo fue identificado a partir de una prueba de ADN realizada a su madre.

Debido al estado del cadáver la autopsia no pudo determinar la causa de muerte, por lo que se conformó una Junta Médica que indicó como probable que haya sido asfixiada en forma mecánica. (Télam)