seguridad

Seguirá preso un empresario farmacéutico vinculado a la muerte de una mujer usada como mula

Por Agencia Télam

30-04-2020 04:00

Un empresario farmacéutico acusado de formar parte de una banda de narcotraficantes internacional y vinculado a la muerte de una mujer usada como "mula" por la organización, seguirá preso por decisión de la Cámara Federal, que rechazó un pedido de prisión domiciliaria ante la pandemia del coronavirus.

El Tribunal de Apelaciones rechazó el pedido que había formulado la defensa de Ricardo Francisco Bruno, quien permanece con prisión preventiva como miembro de una banda narco y sospechoso en la muerte de Alencar Da Silva (19), una brasileña cuyo cuerpo fue abandonado en Villa Devoto, luego de morir descompensada por haber ingerido 94 cápsulas con éxtasis el 2 de julio de 2017.

"Con la muerte de Alencar Da Silva había quedado de manifiesto el nivel de violencia y desprecio por la vida por parte de Ricardo Francisco Bruno, circunstancia que no permite descartar que -de recuperar la libertad- el nombrado intentará entorpecer la investigación mediante el hostigamiento de víctimas y/o testigos que sean de relevancia", advirtió el fiscal del caso Ramiro González, cuando se opuso a la excarcelación.

Este argumento del fiscal de instrucción del caso fue valorado por los camaristas Martin Irurzun y Leopoldo Bruglia, quienes ratificaron la decisión de dejar preso a Bruno.

Además y "en lo que atañe a los peligros actuales de contraer el Covid-19" se reiteró que el Servicio Penitenciario Federal tomó "los recaudos de prevención al contagio".

Bruno fue detenido en el marco de una causa que investiga una organización transnacional de tráfico de droga, que según la acusación integraba junto a otros invidividuos, algunos de los cuales siguen prófugos.

La banda tenía vinculaciones en Colombia, Brasil, Surinam, Bélgica y Holanda, países desde donde ingresaba el éxtasis a través de "mulas" como la fallecida Da Silva.

La sospecha de los investigadores es que, como contrapartida, desde Argentina se enviaba cocaína.

En la investigación se estableció que el farmacéutico se comunicaba con otro de los acusados, Hendrik Dasman, para hablar de "recepción, entrega y fabricación" de la droga y también en las escuchas surgió que hablaban de lo ocurrido con la joven brasileña.

Por la muerte de la joven, arrojada a la calle desde un automóvil, Dasman -oriundo de Surinam- fue condenado a prisión perpetua el año pasado. (Télam)