seguridad

Rechazan la domiciliaria a un preso por venta de droga en el Barrio 31

Por Agencia Télam

30-04-2020 01:15

Uno de los presuntos cabecillas de una banda que vendía droga en el interior del Barrio 31 y 31 bis de Retiro pidió el arresto domiciliario ante la pandemia de coronavirus para volver al barrio y cuidar a su madre y a sus hijos, aunque el planteo fue rechazado por la Justicia.

El requerimiento, realizado por el detenido de apellido González López, fue rechazado por la Cámara Federal porteña por no cumplir con ninguno de los requisitos que se contemplan a la hora de conceder el beneficio en base a la emergencia sanitaria, según la resolución a la que accedió Télam.

También se advirtió sobre el riesgo que podrían correr vecinos que colaboraron con la investigación.

Los jueces Martin Irurzun y Leopoldo Bruglia remarcaron que el acusado tiene dictada prisión preventiva por "integrar una organización criminal, compuesta por más de tres personas, que se dedicaba a la comercialización de estupefacientes en el interior de la Villa 31 y 31 bis".

Para ello se valía de casas que usurpaba o tomaba con violencia, depósitos y locales comerciales "ubicados estratégicamente para la venta, almacenamiento, fraccionamiento y distribución" de la droga, además de resguardo de armas de fuego.

Esas viviendas eran de difícil acceso dentro del barrio de emergencia, porque colocaban rejas y puertas en el ingreso a determinados pasillos y eran custodiados por hombres armados.

En el caso particular de González López, según la investigación tuvo un "rol de relevancia" en la organización delictiva y, "por ello, su libertad implicaría un peligro" para la investigación, en la cual todavía hay prófugos.

Además se ponderó el eventual riesgo para "la situación de las personas que han dado información y datos sobre los hechos en las inmediaciones del barrio".

Los jueces remarcaron que el presunto narcotraficante tiene menos de 60 años, no padece una enfermedad incurable y/o en estado terminal y sus hijos están al cuidado de su pareja.

El acusado había argumentado que necesitaba cuidar a los menores y a su madre en grupo de riesgo ante la pandemia.

"También surge del informe social que su madre -cuyos problemas médicos fueron invocados en el planteo- es acompañada y asistida por el núcleo familiar y cercano", agregaron los jueces.

Por todo ello "su cuadro general (de edad, de salud, etc.), revela que la alegación relativa a los peligros actuales de contraer otra enfermedad en su lugar de alojamiento no es apoyada en ninguna particularidad que imponga de una consideración especial, frente a la emergencia sanitaria actual", concluyeron. (Télam)