seguridad

Quilmes aclara que las personas que despidieron al delincuente muerto no forman parte del club

Por Agencia Télam

23-07-2020 03:45

El club Quilmes aclaró que las personas que se acercaron en el cortejo fúnebre del delincuente muerto por el jubilado Jorge Ríos en un robo en su vivienda el sábado último, "no forman parte de la vida institucional" del conjunto del sur y afirmó que las instalaciones no fueron puestas a disposición de ningún socio o persona.

"Ante los hechos de público conocimiento que han tomado relevancia en las últimas horas, ya sea en los medios periodísticos locales como nacionales, nos vemos en la obligación de aclarar que las instalaciones de nuestro club no fueron puestas a disposición de ningún socio y/o persona alguna", dijo el club en un comunicado.

Quilmes Atlético Club recordó que "el Estadio Centenario continúa siendo utilizado como base operativa del Ejército Argentino y centro de acopio y distribución de donaciones".

"Manifestamos además, que aquellos que se acercaron a las puertas del Estadio Centenario en un cortejo fúnebre, no forman parte de la vida institucional del club", concluyó el comunicado.

Los restos de Franco Martín Moreyra (26) fueron acompañados ayer por una caravana de familiares, amigos e hinchas de Quilmes que pasaron por la puerta de la cancha del "Cervecero".

El hecho que terminó con su muerte ocurrió el 17 de este mes, cerca de las 5, cuando cinco ladrones ingresaron por tercera vez en la misma noche a robar a la vivienda de Ríos, ubicada Ayolas al 2700, en Quilmes Oeste.

El jubilado fue sorprendido mientras dormía y fue golpeado e intimidado por los asaltantes con un destornillador mientras le exigían dinero, por lo que extrajo una pistola Bersa Thunder calibre 9 milímetros y les efectuó al menos seis disparos que los hizo huir.

En las imágenes de las cámaras de seguridad se ve que uno de los ladrones, luego identificado como Moreyra, quedó rezagado del resto de la banda porque estaba herido en un tobillo y trató de huir rengueando hasta que cayó a la vuelta de la esquina.

En los mismos videos se ve que Ríos salió armado de su casa y alcanzó a Moreyra, y lo pateó y revisó.

Si bien en la filmación no se observa a simple vista ningún fogonazo por la mala calidad de la imagen, la fiscalía cree que en ese sitio, a 60 metros de su casa y cuando Moreyra ya no representaba ningún peligro, el jubilado lo remató. (Télam)