seguridad

Prisión preventiva a la joven acusada de asesinar a su pareja y ocultar el cadáver en Rosario

Por Agencia Télam

27-07-2019 06:15

La Justicia de Rosario dictó hoy la prisión preventiva a una joven de 29 años acusada de haber robado y asesinado a su pareja de 69 años, cuyo cadáver fue encontrado semienterrado debajo de una cama, informaron fuentes judiciales.

Se trata de Elsa María V., quien está mañana fue imputada y permanecerá en prisión preventiva por dictamen del juez, Alejandro Negroni, acusada de robar y matar a su pareja, Antonio Natalio Mercuri (69), oriundo de la localidad de Casilda.

El crimen se conoció el miércoles pasado, cerca del mediodía, cuando la joven se presentó en una seccional policial para dar aviso de que había encontrado un cuerpo en su domicilio, en Campbell al 100 de la zona oeste de Rosario.

En un primer momento, la imputada dijo que había matado a un hombre, pero luego cambió su versión por la del hallazgo del cadáver en su vivienda. 

El cuerpo de Mercuri fue encontrado por la policía en el domicilio de la mujer sobre una carpeta asfáltica “tapado parcialmente con tierra y debajo de una cama”, precisaron voceros de la investigación.

El cuerpo presentaba al menos dos heridas de arma blanca, en una oreja y en una axila, y fue enviado al Instituto Médico Legal de Rosario para practicarle una autopsia, informó la Fiscalía.

Fuentes del caso indicaron que el crimen habría ocurrido el lunes, dos días antes de que la mujer lo denunciara en la seccional 12da.

La víctima estaba radicada en la ciudad santafesina de Casilda, ubicada a 50 kilómetros al sudoeste de Rosario, y el hijastro del hombre había denunciado su desaparición el martes pasado y, según precisó, la última vez que lo vio fue el sábado 20 de julio, cuando el jubilado salió a las 7 de la mañana hacia Rosario para "visitar a su actual pareja".

Los informantes agregaron que la joven detenida sufre problemas de adicciones a las drogas y el alcohol.

De acuerdo a las mismas fuentes, es madre de cinco niños de entre tres meses y once años, dos de los cuales “están judicializados”. (Télam)