seguridad

Policías de Córdoba involucrados en la muerte de Correa serían indagados la próxima semana

Por Agencia Télam

10-08-2020 06:15

Los investigadores del crimen de Valentino Blas Correa, el adolescente de 17 años que recibió un balazo en la espalda cuando circulaba en un auto con amigos por la ciudad de Córdoba, aguardan los resultados de distintos peritajes antes de indagar a los dos policías detenidos por el crimen, informaron hoy fuentes judiciales.

El secretario de la fiscalía que investiga el caso, Gabriel Prunotto, aseguró a Télam que "se está trabajando en la recepción de pruebas" antes de las indagatorias de los policías detenidos Javier Alarcón (31) y Lucas Gómez (35), que se estima que se realizarán la semana próxima, acusados del delito de "homicidio calificado agravado por el uso de arma de fuego".

El funcionario judicial aseguró que por el momento Alarcón y Gómez son los únicos detenidos en el marco de la investigación, ya que en principio desde sus armas reglamentarias partieron los disparos que provocaron la muerte de Correa, aunque afirmó que el fiscal a cargo de la pesquisa, Alberto Mana, aún analiza si imputará a otros cuatro efectivos de la policía local por encubrimiento.

Es que existen sospechas que esos policías "plantaron" un arma junto al auto en el que viajaba el adolescente para simular que habían disparado en el marco de un tiroteo y además inventaron un "testigo".

"Estamos esperando todas las pruebas científicas" para avanzar en las indagatorias, explicó Prunotto.

Por su parte, la comisaria mayor Liliana Zárate Belletti, quien hoy asumió frente a la Dirección General de Seguridad de la ciudad de Córdoba, luego del relevamiento de toda la cúpula a raíz de este caso, manifestó esta mañana en conferencia de prensa que el protocolo de control vehicular, vigente desde 2017, no prevé el uso de arma de fuego en caso de evasión.

Según Zárate Belletti, en caso de que un automovilista no acate la orden de detención, se debe hacer informar para que otros móviles puedan interceptarlo en un operativo cerrojo, y que la directiva es "no usar el arma de fuego en caso de evasión".

"El uso de armas es para caso extremo; es el último recurso que se debe utilizar para resguardar la vida propia o ajena, es decir, cuando se ve amenazada la vida. La legislación dice que debe haber peligro inminente", aseveró la funcionaria policial.

De acuerdo al sumario policial y judicial, que está en etapa preliminar de la investigación, el episodio ocurrió alrededor de la 1 de madrugada del jueves de la semana pasada, cuando Blas, y cuatro amigos, se movilizaban en un Fiat Argo, en la zona del barrio de Las Flores, en el sur de la ciudad de Córdoba, y en el trayecto mantuvieron una discusión con dos motociclistas por cuestiones de tránsito.

El automóvil comenzó a ser perseguido por los motociclistas, por lo que al pasar por el control policial los jóvenes que iban a bordo aceleraron la marcha y no acataron la orden de detenerse.

Dos efectivos que estaban en el operativo de control dispararon y cuatro tiros impactaron en la parte de atrás del automóvil. Uno de los proyectiles ingresó en la zona del omóplato de Blas, quien iba en la parte de atrás del automóvil.

Los amigos trasladaron al herido hasta el sanatorio Aconcagua, sin embargo el personal de guardia se negó a atenderlo, y mientras se trasladaban hasta otro centro asistencial fueron interceptados por los efectivos policiales y constataron que el muchacho ya estaba sin vida.

En ese lugar, según las sospechas de la investigación, le habrían 'plantado' un revolver calibre 22, aparentemente para simular un tiroteo.

El abogado Hugo Luna, defensor del policía Alarcón, manifestó hoy a radio Universidad que los policías efectuaron "disparos intimidatorios" al vehículo.

"Hay que conocer bien las circunstancias de tiempo, modo y lugar", en que se sucedieron los hechos, añadió el abogado al sostener que su defendido "debió salirse de la línea para evitar ser atropellado y es ahí cuando se producen los disparos intimidatorios". (Télam)