seguridad

Piden la libertad de uno de los acusados del crimen de un colectivero en Merlo

Por Agencia Télam

30-07-2020 12:45

La defensa de uno de los dos detenidos por el crimen de un colectivero, que fue baleado en junio último durante un asalto en el partido bonaerense de Merlo, pidió su libertad por considerar que no hay pruebas en su contra, informaron hoy fuentes judiciales.

El pedido fue realizado en las últimas horas por el defensor Juan Carlos Gómez al apelar la prisión preventiva de Jonathan Acosta (27), uno de los dos detenidos por el crimen del chofer de colectivos Federico Rivero (43), cometido el 16 de junio pasado en Libertad, partido de Merlo.

El planteo debe ser ahora resuelto por la Cámara de Apelaciones y Garatías de Morón, agregaron los voceros,

Días atrás, el juez de Garantías 5 de ese distrito, Jorge Rodríguez, dictó la prisión preventiva de Acosta y de otro acusado, Sergio Ariel Armoa (37), éste último con antecedentes penales y quien estuvo preso 9 años y 6 meses un robo a mano armada.

Ambos detenidos están acusados de "robo agravado por el empleo de arma de fuego, portación ilegal de arma de guerra y homicidio agravado criminis causa cometido mediante el empleo de arma de fuego, todos ellos en concurso real entre sí.

"La resolución en crisis genera a mi asistido un perjuicio irreparable, más aún cuando se ha dictado en su contra una medida que restringe su libertad ambulatoria, y por entender esta defensa que la presunta autoría material que se le enrostra a mi asistido Jonathan Alejandro Acosta, surge de un absurdo valorativo que se realiza del plexo probatorio", dijo el defensor al solicitar que se revoque la medida mediante en un escrito al que accedió Télam.

Para el abogado Gómez "no existen elementos de prueba" contra Acosta, quien, asegura, no estuvo en el lugar del hecho.

Por su parte, el abogado Hugo López Carribero, quien representa a la familia Rivero, consideró "absurdo" el pedido porque "hay muchos elementos que lo ponen a Acosta en la escena del crimen".

Rivero, quien trabajaba en la línea 312 de la empresa de colectivos "La Perlita", fue asesinado el 16 de junio, cerca de las 19.30, cuando esperaba a bordo de su Ranault Sandero que su mujer saliera de hacer unas compras y fue abordado por delincuentes en Sucre, entre Esquiú y Finochietto, del barrio "La Blanquita".

El chofer fue baleado con fines de robo y murió poco después en el hospital Eva Perón, debido a que un proyectil que lo impactó le ingresó por la axila y le afectó el corazón. (Télam)