seguridad

Piden 14 años de prisión para acusado de matar a un joven de una patada en la cabeza

Por Agencia Télam

18-07-2019 04:00

Un fiscal de juicio solicitó una pena de 14 años de prisión para un joven que mató a otro de un patada en la cabeza durante una pelea callejera ocurrida a la salida de un boliche, en agosto de 2017, en el barrio porteño de Palermo, y mañana se dará a conocer el veredicto, informaron hoy fuentes judiciales.

El pedido del fiscal Oscar Ciruzzi ante el Tribunal Oral en lo Criminal 7 de la Capital Federal recayó sobre Guido Aragonés, quien es juzgado por el delito de "homicidio simple" en perjuicio de Cristian Nicolás Galarza.

El Ministerio Público Fiscal de la Nación informó que en su alegato, Ciruzzi sostuvo que había que prestarle especial atención al hecho de que se había "truncado la vida de un muchacho muy joven" por una situación de "estupidez absoluta".

Además, el fiscal consideró que Aragonés tenía el conocimiento de que "al pegar una patada con el envión y fuerza que lo hizo en la cabeza de una persona podría causar la muerte".

Y, en ese sentido, Ciruzzi recordó la autopsia realizada a la víctima y el testimonio de la profesional que la hizo que revelaron que la patada en la cabeza generó una "fractura de cráneo" y, por lo tanto, una "hemorragia interna", y que "el golpe por la caída al piso es parte justamente de ese mismo proceso que se inició con la agresión inicial".

Tras los alegatos, el tribunal, integrado por los jueces Alejandro Becerra, Gabriel Vega y Gustavo Rofrano, pasó a un cuarto intermedio hasta mañana cuando darán a conocer su veredicto.

De acuerdo al requerimiento de elevación a juicio realizado por la fiscal en lo Criminal y Correccional 37 Romina Monteleone, el hecho ventilado en el debate ocurrió la madrugada del 20 de agosto de 2017, cuando Aragonés salió de un boliche ubicado en Fitz Roy al 1600, en Palermo y junto a unos amigos se dirigió a comprar a un quiosco cercano.

En ese local se encontraba Cristian Nicolás Galarza junto a otros jóvenes y, si bien los integrantes de ambos grupos no se conocían entre sí, comenzaron a insultarse, tras lo cual, la víctima y sus amigos se retiraron del lugar.

Pero minutos después, ambos grupos volvieron a cruzarse en la esquina de Fitz Roy y El Salvador, donde Aragonés y sus amigos volvieron a increparlos y provocarlos, amenazándolos con que les sacarían una campera.

En ese momento comenzaron a agredirse físicamente en la calle, circunstancia en la que Aragonés le dio una patada en la cabeza a Galarza, lo que le provocó una fractura de cráneo que derivó en su muerte horas más tarde.

Por su parte, Aragonés declaró en su indagatoria ante la justicia que él intentó separar a uno de sus amigos -actualmente prófugo- para que no le pegara en el suelo a la víctima.

Sin embargo, el fiscal Ciruzzi remarcó en su alegato que en una secuencia fílmica de un domo que había en la calle se pudo ver al acusado primero yendo a enfrentarse con el otro grupo de jóvenes y segundos después parado frente al cuerpo ya tendido de la víctima "con actitud de pelea".

Según el informe de la fiscalía, la misma cámara registró también el momento en que el imputado escapó a la carrera tras la brutal agresión.

A su vez, uno de los amigos de Galarza declaró que él también fue agredido en la pelea y que vio la patada en la cabeza que recibió la víctima.

En tanto, dos amigos de Aragonés declararon en el debate pero como sus dichos no coincidieron con la secuencia que exhibían las imágenes el tribunal, a pedido de la fiscalía, ordenó la detención de ambos por falso testimonio. (Télam)