seguridad

Necesitamos policías que obedezcan y se ajusten a la ley, dijo experta que ideó protocolo policial

Por Agencia Télam

31-10-2020 01:00

Una de las ideólogas del nuevo protocolo de actuación de la Policía de Córdoba anunciado días atrás y funcionaria del Ministerio de Seguridad provincial aseguró hoy que en la fuerza de seguridad existe "una cultura arraigada en prácticas reprochables", como la violencia institucional, y dijo que con la nueva reglamentación no sólo se pretende "salvaguardar a la ciudadanía", sino también "darle garantías a la policía para que actúe en el marco de la ley".

En tanto, desde la cartera de Seguridad cordobesa anunciaron que la comisaria general Liliana Rita Zárate Belleti asumió esta mañana como jefa de la fuerza, la primera en la historia de la provincia, y será secundada en el cargo por el comisario general Ariel Darío Lecler .

"Tenemos un montón de efectivos con causas judiciales vinculadas al mal uso de la fuerza. Necesitamos policías que obedezcan y se ajusten a la ley, pero también que sean profesionales con capacidad de reflexionar y poder tomar decisiones", dijo la subdirectora de Programas Especiales del Ministerio de Seguridad de Córdoba, Mariana Carbajo, quien agregó que el Gobierno provincial "rechazó" la posibilidad de utilizar pistolas Taser dentro de la fuerza.

Carbajo es magister en Ciencias Sociales y especialista en criminología, y participó activamente en el equipo interdisciplinario de análisis y elaboración del "Protocolo de Actuación Policial para el Uso Legal y Racional de la Fuerza" que fue presentado por el Gobierno provincial el último martes.

La presentación de esta nueva reglamentación que ya entró en vigencia surgió como consecuencia de los últimos episodios de "gatillo fácil", entre ellos los que terminaron con los asesinatos de los adolescentes Valentino Blas Correas y Joaquín Paredes, por los que hay policías detenidos.

En una entrevista con Télam, la funcionaria provincial destacó que, si bien los protocolos elaborados a través del tiempo "no garantizan el éxito", esta nueva reglamentación es "una herramienta más que 'per se' no transforma las prácticas que se reprochan, pero sí aporta un horizonte sobre cómo se debe actuar" en determinadas circunstancias.

"La construcción de la autoridad policial no está articulada en la portación del arma ni el uso excesivo de la violencia, porque significaría ir a contrapelo del estado de derecho", dijo Carbajo, tras lo cual agregó que para "toda transformación no solo se requiere de voluntad política, sino también de legitimidad social para poder llevarse adelante".

En ese contexto, sostuvo que se hace necesario un debate entre todos los actores sociales sobre "qué modelo de policía queremos" para "recuperar el vínculo y la confianza con los ciudadanos".

El Protocolo de Actuación Policial Para Uso Legal y Racional de la Fuerza prohíbe la utilización del arma de fuego para disparar contra una multitud o hacia un auto en movimiento, o como herramienta de disuasión frente a la fuga de un control vehicular, tal como ocurrió en los casos de los crímenes de Joaquín Paredes (15), ocurrida el pasado domingo en la localidad de Paso Viejo, y de Valentino Blas Correas (17), el 6 de agosto en la ciudad de Córdoba.

Además, prohíbe el hostigamiento, entendido como el conjunto de prácticas que constituyen las relaciones entre el personal policial y la ciudadanía; y prohíbe la utilización de técnicas de defensa personal que impliquen riesgo para la vida de las personas.

Tampoco permite efectuar disparos hacia un objetivo que no se encuentre lo suficientemente definido a través de ventanas, puertas, paredes u otros obstáculos, lo mismo cuando impliquen un riesgo inminente para terceros.

El ministro de Seguridad, Alfonso Mosquera, "fue contundente cuando dijo que aquellos oficiales jefes o superiores que no estén a la altura de las circunstancias, deberán abandonar de inmediato los deberes de su cargo", dijo Carbajo, quien agregó que habrá "tolerancia cero" a quienes se aparten de esa reglamentación.

Finalmente, la funcionaria admitió que durante la elaboración del protocolo se planteó la posibilidad de implementar la utilización de pistolas Taser como alternativa dentro de la fuerza y que ese tema "fue uno de los ejes de discusión", pero que el ministro Mosquera fue categórico en el rechazo.

Por su parte, esta mañana el Ministerio comunicó que la comisario general Zárate Belleti asumió como jefa de la Policía provincial y el comisario general Lecler como subjefe.

"Inmediatamente tras asumir serán recibidos por el señor Gobernador (Juan Schiaretti). Las demás autoridades se darán a conocer en las próximas horas", publicó la cartera en su cuenta de Twitter.

(Télam)