seguridad

Los detenidos por matar a un hombre en Bernal negaron su participación en el hecho y seguirán presos

Por Agencia Télam

12-01-2019 10:00

Los tres detenidos acusadas de participar del crimen del empresario Abel Leonardo Espósito, quien fue torturado y asesinado por delincuentes durante una entradera en su casa de la localidad bonaerense de Bernal, cuando regresaba de pasar unos días en la ciudad uruguaya de Punta del Este, negaron su participación en el hecho y continuarán en prisión, informaron hoy fuentes judiciales.

En la indagatoria realizada ante el fiscal Leonardo Sarra, a cargo de la investigación, los tres detenidos negaron su participación en el hecho y su presencia en el lugar del crimen, pero continuarán detenidos imputados por los delitos de "robo calificado", "privación ilegítima de la libertad" y "tortura seguida de muerte".

Ahora el fiscal Sarra, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 del Departamento Judicial de Quilmes, tendrá quince días para decidir si pide el procesamiento con prisión preventiva de los acusados.

Mientras tanto, se continuarán analizando los elementos secuestrados en las viviendas de los apresados y los rastros levantados, además de pedir la apertura de las celdas de los teléfonos celulares para determinar si estuvieron presentes en el lugar del hecho, informaron fuentes judiciales a Télam.

Para concretar los arrestos fue clave el análisis de las imágenes de las cámaras de seguridad de la zona, y el hallazgo de ropas y las zapatillas que usaron los atacantes el día del hecho, añadieron los voceros.

Uno de los detenidos es conocido por el apodo de "Serrucho" y tiene 42 años, mientras que los otros dos son hermanos, tienen 26 y 32, trabajaban para el municipio de Avellaneda y cuentan con antecedentes penales.

Los tres están acusados del crimen del empresario de 51 años y dueño de una curtiembre de Avellaneda, cometido entre la noche del domingo y la madrugada del lunes últimos junto con al menos otras dos personas.

Las detenciones se realizaron en las localidades de Villa Corina, Villa Dominico, Avellaneda y Lanús y durante los allanamientos se secuestraron dos armas, vestimentas y demás elementos de interés para la causa.

Según la pesquisa, el empresario Espósito fue sorprendido cuando entró por el garaje a su chalet de Avellaneda al 100, en Bernal, tras regresar de pasar unos días de vacaciones en Punta del Este con su familia, que se quedó en el balneario uruguayo y regresaron al enterarse del suceso.

"Los delincuentes estuvieron varias horas esperándolo porque el vuelo se demoró. Estamos certificando el móvil del crimen", dijo uno de los investigadores, quien destacó que "en la vivienda había dinero en efectivo y objetos de mucho valor que no se llevaron".

Al momento del hecho se encontraba en la casa la empleada doméstica, quien tiene su habitación en la parte posterior del inmueble y también fue sorprendida por dos de los asaltantes que la condujeron al sector delantero y la introdujeron en la habitación de Espósito cuando éste ya estaba atado con precintos plásticos.

Según la empleada, los ladrones le exigían al empresario un maletín, que él negaba tener.

Los voceros indicaron que tras recorrer la casa en su búsqueda, los delincuentes llevaron a Espósito hasta un baño de la casa, donde le ataron un toallón alrededor del cuello y le arrojaron agua para que les revelara dónde lo guardaba.

Tras torturar y asfixiar a la víctima, la banda huyó sin robar dinero que había en la casa, joyas y computadoras. (Télam)