seguridad

Las hermanas del comerciante asesinado en Santa Cruz piden la pena máxima para los acusados

Por Agencia Télam

21-06-2020 02:30

El juicio por el crimen de Vicente Maillo, el comerciante asesinado en 2017 en la ciudad santacruceña de Río Gallegos, comenzará el 1 de septiembre próximo y las hermanas de la víctima esperan que sean condenados a la máxima pena tanto su esposa, sus dos hijastros y otro hombre a quien se sospecha contrataron para matarlo y así quedarse con la herencia.

Fuentes judiciales informaron a Télam que la Cámara Criminal de la Primera Circunscripción Judicial de Santa Cruz será la encargada de llevar adelante las audiencias del debate, que tendrá en el banquillo de los acusados a la esposa del comerciante, Susana Reina; los hijastros José Maximiliano y Luis Gabriel; y Cristian Gabriel Etchebarne, el presunto sicario.

Los cuatro llegarán al juicio en calidad de detenidos e imputados del delito de "homicidio agravado por el vínculo, consumado con alevosía a través de una promesa remuneratoria y con el concurso premeditado de dos o más personas".

Mientras que el fiscal de juicio será Iván Saldivia, quien anticipó que la pena en expectativa para todos los acusados es la prisión perpetua.

"Queremos justicia, que los culpables reciban la pena máxima, porque fue un crimen horrendo. Mi hermano estaba totalmente indefenso, durmiendo, confiado", dijo a Télam Petra Maillo, quien junto a su otra hermana Gloria se presentarán como querellantes en la causa.

Vicente Maillo (60) fue asesinado de tres puñaladas el 16 de noviembre de 2017 en su vivienda ubicada en la planta alta de un inmueble donde funcionaba el bazar de su propiedad, en Río Gallegos.

La sospecha de los investigadores es que la esposa y sus dos hijos contrataron a Etchebarne para que mate a Maillo porque éste no los había incluido en el reparto de la herencia.

Para los pesquisas, en la maniobra también estuvo involucrada la suegra de la víctima, María del Carmen Spiritoso, quien estuvo imputada en la causa pero falleció en octubre pasado.

Por su parte, Petra Maillo destacó "el golpe" que implicó que los acusados del crimen sean miembros de la propia familia: "El chico más chico (Luis) tenía apenas tres años cuando Susana empezó a convivir con mi hermano. Era un hijo más para él y un sobrino para nosotros. Eran familia."

En tanto, la abogada Erica Schupbach, sobrina del hombre fallecido e hija de Petra, será quien represente a las hermanas de Maillo en la querella y aseguró a Télam que esperan el juicio "con suma tranquilidad por el volumen de la causa" que instruyó en primera instancia la jueza penal Marcela Quintana y la cantidad de "elementos que involucran a los detenidos".

"No nos cabe duda que el resultado del juicio será la pena máxima", dijo Schupbach, quien agregó que fue "tremendo" enterarse que los familiares de su tío estuvieron involucrados en el crimen.

A su vez, los imputados contarán con la defensa particular del abogado Carlos Telleldín, uno de los principales acusados de haber participado en el atentado a la mutual judía AMIA en 1994, quien durante la investigación tuvo como estrategia intentar demostrar que el crimen estuvo vinculado a un hecho pasional en el que los hijos de la mujer no tuvieron nada que ver.

"Es totalmente agarrado de los pelos, no se cambian quince cuerpos de una causa con un argumento así, hay que demostrarlo", agregó la abogada Schupbach, quien además calificó de "ridículas" las acusaciones hacia la familia sobre un interés económico en la causa.

"No hemos movido un solo papel de los negocios, hay un administrador judicial a las resultas de este juicio y mi mamá y mi tía son señoras grandes con una vida hecha que lo único que quieren es justicia", afirmó la letrada.

Y concluyó: "Esperamos poder pasar la página en cuanto al crimen de mi tío, aunque el dolor siempre va a estar". (Télam)