seguridad

Inauguran un banco rojo contra la violencia de género en homenaje a Soledad Carlino

Por Agencia Télam

20-12-2019 12:15

Un banco rojo, símbolo contra los femicidios, será inaugurado hoy en la puerta de una biblioteca de la localidad bonaerense de Sáenz Peña, partido de Tres de Febrero, en homenaje a María Soledad Carlino, la joven que en 2011 apareció muerta debajo de la cama de su asesino, quien se suicidó tres días antes de ser condenado a prisión perpetua.

El padre de la víctima, Daniel Carlino, informó que el banco rojo fue construido en la vereda a la altura de la puerta de la biblioteca pública Mariano Moreno de Sáenz Peña, ubicada en la calle Springolo 680 de la mencionada localidad.

"Es a una cuadra y media, a la vuelta manzana, de donde apareció asesinada mi hija. Ojalá que sirva como un símbolo para que este tipo de crímenes contra las mujeres no ocurran nunca más", dijo a Télam Carlino, quien explicó que la iniciativa surgió del director de la biblioteca y fue aprobada por unanimidad por el Concejo Deliberante de Tres de Febrero.

El banco tiene la leyenda "en memoria de aquellas que fueron asesinadas por ser mujeres", y es un símbolo mundial contra los femicidios.

Otras víctimas de este tipo de crímenes, como Ángeles Rawson, en Palermo, o Carolina Aló, en Tigre, tienen también su propio banco rojo en homenaje.

Carlino, estudiante universitaria de la carrera de Recursos Humanos y quien trabajaba como recepcionista en el centro comercial Norcenter de Vicente López, fue asesinada el 23 de febrero de 2011.

Ese día, la joven se retiró del trabajo en compañía de Javier Horacio Otero (32), quien la conocía de charlar con ella cuando iba a almorzar al Norcenter y la engañó diciéndole que le había conseguido una entrevista laboral en el área de Recursos Humanos de la empresa de televisión satelital de Munro donde él trabajaba.

Otero llevó a Soledad a su casa de la calle Pastorino 634, de Sáenz Peña, partido de Tres de Febrero, donde la violó y la asesinó con un triple mecanismo de asfixia: la estrangulación manual del cuello, la compresión de nariz y boca y la colocación de una bolsa de nailon en la cabeza.

A 24 horas de su desaparición, la fiscal de Vicente López Beatriz Molinelli y la policía allanaron la casa de Otero y encontraron el cadáver de la chica envuelto en sábanas debajo de la cama y detuvieron al sospechoso cuando llegaba en su auto con un bidón de nafta con el que se presume iba a calcinar el cuerpo.

Luego de su detención por este homicidio, Otero comenzó a ser investigado como un potencial asesino serial responsable de otros casos.

En Capital Federal llegó a ser indagado por el homicidio de Stella Maris Contreras, una abogada que 12 días antes del crimen de Carlino apareció degollada, con 36 puñaladas y calcinada en su departamento incendiado en el barrio de Balvanera.

Otero también había sido denunciado por una ex novia por "lesiones y abuso sexual", en otra causa que tramitaba en un juzgado porteño.

Según esa denuncia, ese hecho ocurrió el 20 de diciembre de 2010 -dos meses antes del crimen de Carlino-, en un departamento del barrio porteño de Palermo, donde la chica le comunicó a Otero que quería terminar la relación y éste se desbordó, comenzó a estrangularla, ella se desvaneció y al recuperar el conocimiento se encontró con su ex novio penetrándola, pero lo tranquilizó y lo convenció para que se fuera.

Otero comenzó a ser juzgado por el crimen de Carlino el 6 de junio de 2012 en los tribunales del San Isidro y una semana más tarde la fiscal Molinelli pidió para el imputado la pena de reclusión perpetua.

El 18 de junio de 2012, tres días antes de que el Tribunal Oral en lo Criminal 2 de San Isidro diera a conocer su veredicto -que iba a ser una condena a perpetua-, Otero se suicidó ahorcándose con una sábana en el calabozo de la unidad 34 de Melchor Romero donde estaba alojado. (Télam)