seguridad

Hay un segundo detenido acusado de ser quien descartó el cadáver de la mujer de Colegiales

Por Agencia Télam

03-07-2019 04:30

Un hombre se entregó y quedó detenido acusado de ser quien descartó el cadáver de María Lourdes Arangio, la mujer cuyo cuerpo fue encontrado hace 15 días envuelto en frazadas en una calle del barrio porteño de Colegiales, informaron hoy fuentes judiciales.

El imputado fue identificado por una fuente de la investigación como Gabriel Mazzara, vecino y conocido del primer detenido en la causa, Raúl Antonio "El Gitano" Devias (50), ex novio de la víctima.

Según las fuentes, Mazzara estaba siendo investigado por personal de la División Homicidios de la Policía de la Ciudad y decidió finalmente entregarse de manera espontánea la semana pasada en el juzgado, tras lo cual se negó a declarar.

Mazzara ya había sido mencionado en el expediente en una presentación que hizo la defensa del “Gitano” Devias, donde el imputado aseguró por escrito: “No soy yo el que arrastra el cadáver envuelto”, al referirse al video en el que la madrugada del 18 de junio quedó filmado el momento del descarte.

En esa presentación, la defensa le aportó los datos de Mazzara al juez de la causa, Damián Kirszenbaum, del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional 26, quien lo dejó detenido.

“En la causa declaró el hermano de este segundo detenido. Contó que le aconsejó entregarse luego de que su hermano le confesara que estaba implicado en un femicidio”, afirmó una de las fuentes consultadas.

El juez Kirszenbaum aún no resolvió la situación procesal de ninguno de los dos detenidos y espera que el Cuerpo Médico Forense le entregue las conclusiones finales de la autopsia, con los informes toxicológicos.

Los resultados preliminares determinaron que Arangio murió de una congestión y un edema agudo de pulmón y que no tenía signos de una muerte violenta, por lo que se esperan estudios complementarios para determinar con precisión las causales de la muerte y si están vinculadas a una situación de consumo de estupefacientes.

Es que Devias, quien tiene problemas de adicción a las drogas, admitió en el escrito de su defensa que hubo un “exceso de consumo”, que recién se dio cuenta de que Arangio estaba muerta cuando la encontró fría en la cama y que pidió ayuda a su vecino para descartarse del cadáver.

Hasta que no se definan las causales concretas de la muerte y las responsabilidades pertinentes, la causa está caratulada con tres imputaciones alternativas: “femicidio”, “suministro de estupefacientes” y “abandono de personas”.

El abogado de Devias, Héctor Jorge Rodríguez, pidió la excarcelación de su cliente, pero Kirszenbaum se la denegó, por lo que apeló esta decisión ante la Cámara del Crimen.

El hecho se descubrió el 18 de junio a la mañana cuando un vecino llamó a la línea 911 para reportar la presencia de un bulto de grandes dimensiones, empaquetado con dos frazadas entre dos autos estacionados, en Céspedes al 2900, de Colegiales.

Se trataba del cadáver de Arangio (32) y Devias quedó detenido a partir de un video de una cámara de seguridad de la cuadra, que grabó el momento en el que a las 5.34 de la madrugada el cadáver era depositado detrás de un camión rastrojero, estacionado a diez metros de su casa de Céspedes 2947.

Los peritos también detectaron un rastro de las fibras de las frazadas desde la casa del imputado hasta el sitio donde habían desechado el cuerpo. (Télam)