seguridad

Garavano asegura que la construcción de nuevas cárceles terminará con la sobrepoblación de presos

Los detalles en la nota.

Por Redaccion GLP

15-07-2019 03:55

El ministro de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, Germán Garavano, dijo hoy que la sobrepoblación de casi 2.000 presos en las cárceles federales se debió a un aumento "efectivo en el combate de la criminalidad" y afirmó que para subsanar esa situación se están construyendo nuevas unidades, como la del Complejo Penitenciario Federal VII en Marcos Paz que está en obra y reemplazará a la de Devoto.

"Las políticas de seguridad de combate de la criminalidad han sido efectivas, eso genera que circunstancialmente haya demasiadas personas privadas de la libertad y por eso se está haciendo la inversión para tratar de solucionar esta situación", aseguró el funcionario nacional durante la recorrida en las obras de la nueva cárcel, cuya finalización está pautada para fin del año próximo. Es que según un informe difundido en junio último por la Procuración Penitenciaria de la Nación, las cárceles pertenecientes al Servicio Penitenciario Federal (SPF) tienen una sobrepoblación de casi dos mil presos y registró en 2018 un récord histórico de detenidos, lo que obligó a las autoridades carcelarias a albergar presos en espacios reducidos o en lugares de esparcimiento.

Al respecto, el ministro de Justicia y Derechos Humanos aseguró que el problema se generó porque "durante más de diez años no se hicieron obras de ningún tipo, solo una pequeña cárcel en Salta" y el gobierno nacional tuvo que "salvar ese pasivo donde no hubo inversiones en materia penitenciaria".

Además, Garavano dijo que para resolver esta situación "se avanzó con todos los dispositivos electrónicos y tobilleras, con tratamientos de rehabilitación de las personas privadas de la libertad y con la construcción de nuevas cárceles". "Además de este complejo se construyen la cárcel de Mercedes, en Agote; la de Coronda, en Santa Fe; y se está terminando el complejo de Cuyo en Mendoza, el primero en esa región", destacó.

Junto a Marcelo D'Alessandro, secretario de Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires y a un periodista de Télam, Garavano recorrió las obras que se realizan desde hace siete meses al lado del Complejo Penitenciario Federal II y que albergará a los presos alojados actualmente en la cárcel del barrio porteño de Villa Devoto.

Acompañados por personal del SPF y con sus cascos de obra, los funcionarios ingresaron y supervisaron una celda "tipo" que cuenta con dos camas, un baño, una ventana y un escritorio. Las futuras instalaciones tienen fecha de finalización de obra para noviembre de 2020 y estará compuesto de cuatro "institutos" construidos en 80 hectáreas que alojarán 560 internos cada uno, mientras que 1100 penitenciarios custodiaran el predio.

"Están avanzando las obras que es una ampliación de la cárcel de Marcos Paz cumpliendo el compromiso que habíamos asumido con el jefe de gobierno (Horacio) Rodríguez Larreta para trasladar la cárcel de Devoto", indicó el ministro.

El funcionario nacional sostuvo que "esta es una cárcel para al menos 2.300 internos que reemplazaría hoy a Devoto que tiene 1.900 personas alojadas" y afirmó que será un "complejo modelo".

"Va a ser un complejo modelo que cuenta con centros educativos en cada uno de los pabellones, con un moderno sistema de alojamiento, será un sistema de avanzada, cumpliendo con todos los derechos y garantías de las personas privadas de la libertad", dijo Garavano durante la recorrida a la obra que le falta un 80 por ciento para que sea concluida. Además, tendrá "lugares para hacer deportes, tanto abiertos como cerrados, lugar para profesar diversos cultos, el mejor nivel de universidades y un centro de talleres para trabajar".

"Cada instituto va a contar con un área específica de salud aparte de un centro de tratamiento odontológico, médico y psicológico y habrá un pequeño centro de salud para todo el complejo penitenciario", resaltó. "Esta es una obra que no se hizo en los últimos veinte años en materia penitenciaria ya que la cárcel de Marcos Paz fue la última que se construyó en 1999", concluyó Garavano, quien también entregó al SPF diez camionetas Mercedes Benz para el traslado de detenidos. (Télam)