seguridad

Fiscal admitió múltiples pruebas contra el único imputado por el femicidio de la mochilera

Por Agencia Télam

30-04-2020 06:00

La fiscal que investiga el crimen de Cecilia Basaldúa, la mochilera encontrada asesinada el sábado pasado en la localidad cordobesa de Capilla del Monte, aseguró hoy que existen "múltiples pruebas" que involucran al único imputado con el hecho y no descartó que pueda haber actuado un cómplice.

Se trata de la fiscal de Instrucción de Cosquín, Paula Kelm, quien aseguró a Télam que el detenido por el crimen, de 23 años, tenía "un conocimiento personal y directo de la víctima momentos previos a su muerte” y presentaba lesiones en su cuerpo que pudieron haber sido provocadas por la víctima en su defensa ante el ataque del agresor.

Kelm explicó que el detenido, quien está imputado por el delito de abuso sexual con acceso carnal y homicidio calificado por violencia de género y criminis causa, "pudo ejercer su derecho de defensa y conocer la prueba que hay en su contra”.

El cadáver de Basaldúa, una mujer de 35 años oriunda de Buenos Aires, fue hallado el sábado en un descampado cercano a un basural de Capilla del Monte luego de estar desaparecida por 20 días.

“Esta información surgió de los dichos del propio imputado que espontáneamente se lo manifestó al personal policial que lo estaba entrevistando, de esos dichos pudimos destacar información que no era posible conocer y que no era conocida por nadie que no estuviera en la investigación. Por lo cual nos determina que son veraces”, siguió Kelm.

Además, la fiscal vinculó objetos encontrados en el domicilio del acusado al asesinato: “Se realizaron secuestros en el domicilio del imputado de elementos de prueba que lo vincularían directamente con el femicidio, principalmente ropa que está siendo analizada por los gabinetes especializados de policía judicial, y estamos a la espera de ese resultado".

La funcionaria explicó también que el examen médico del hombre señalaba que presentaba lesiones “compatibles con lesiones provocadas por la defensa de la víctima”.

En otro orden, Kelm agregó que “no se puede precisar” una fecha cierta de la muerte de Basaldúa, además indicó que “la investigación prosigue” y se está "colectando toda la prueba y determinando toda la naturaleza y las circunstancias en que ocurrió el hecho, como también si hubo un autor o varios".

Por otra parte, Eugenia Marengo, del Movimiento Plurinacional de Capilla del Monte, manifestó a Télam que hay “disconformidad” con la investigación de la fiscal Kelm, al sostener que “es llamativo que a pocos días de encontrado el cuerpo se haya resuelto la figura delictiva y la detención de una persona”.

También cuestionó por no haberse activado el protocolo de búsqueda de manera inmediata a la denuncia de desaparición.

“Exigimos que se haga justicia con los verdaderos responsables”, aseveró la dirigente de género.

Daniel Basaldúa, papá de Cecilia, dijo a Télam se presentarán como querellantes en la causa y que por el momento no pudieron acceder a la instrucción porque rige el secreto de sumario.

Basaldúa (35) fue vista por última vez el 5 de abril último en la localidad cordobesa de Capilla del Monte, en el Valle de Punilla, cuando pasó por una casa para pedir agua.

La mujer, oriunda de Buenos Aires y que viajaba como mochilera, también había sido vista en la zona denominada Tres Puentes de esa localidad, distante unos 110 kilómetros de la capital de Córdoba.

Algunas pertenencias de Cecilia se hallaron en la casa del hombre en la que se alojaba y otras en la zona de Tres Puentes, aunque todavía siguen sin aparecer una riñonera con los documentos de la víctima.

Durante la última semana, la fiscalía de Cosquín había ordenado ampliar el radio de trabajo con más rastrillajes en seis comunidades de la vecina localidad de Charbonier.

También se hicieron relevamientos a través de la Dirección Nacional de Migraciones y la Comisión Nacional de Regulación de Transporte para averiguar si la mujer había viajado.

Además, se allanaron de manera simultánea en dos inmuebles donde Basaldúa podría haber estado, pero tampoco se encontraron indicios; ni fue detectada en ningún control preventivo por el aislamiento obligatorio en el marco de la pandemia por coronavirus.

Finalmente, el martes último, el cadáver semidesnudo de la mochilera fue hallado en una zona de basural de Capilla del Monte. (Télam)