seguridad

Extraditaron de Bolivia a un hombre acusado de femicidio que se había fugado en 2016

Por Agencia Télam

29-10-2020 04:30

Un hombre que era buscado desde julio de 2016 por el femicidio de su expareja embarazada Yanina Gira, estrangulada con un cinto en un hotel de la ciudad jujeña de San Pedro, fue extraditado a la Argentina luego de permanecer detenido un año en el vecino país de Bolivia, informaron hoy fuentes judiciales.

Se trata de David Mario Vega, quien había sido apresado en octubre de 2019, en la ciudad boliviana de Tarija.

Voceros judiciales señalaron que en septiembre pasado "comenzó a delinearse" la etapa final de la extradición, acordándose a través de las instituciones de seguridad y de las representaciones internacionales de ambos países la entrega de Vega sería el pasado martes en el paso fronterizo que une las localidades de Aguas Blancas (Argentina) con Bermejo (Bolivia).

En ese momento participaron personal de la Brigada de Investigaciones de Jujuy, se constituyó en ese lugar de la frontera entre ambos países recibiendo la custodia del detenido, para luego trasladarlo hasta a la Unidad Carcelaria 1 del Servicio Penitenciario de Jujuy, donde quedó alojado a disposición de la Fiscalía de Investigación 9 y del Juzgado de Control 5.

Si bien el imputado fue detenido hace un año, su traslado que debía realizarse en febrero de este año se vio demorado por los efectos de la pandemia de coronavirus que obligó el cierre de las zonas de frontera.

Según las investigaciones en curso realizadas por el Ministerio Público Fiscal, el 21 de julio de 2016, aproximadamente a horas 15.30, Vega ingresó a un hotel ubicado en el centro de la ciudad de San Pedro de Jujuy, solicitando rentar una habitación.

Minutos después llegó hasta ese sitio Yanina Gira (22) y ambos se dirigieron a la habitación antes rentada.

Cerca de las 19, el hombre abandonó el hotel y nunca más regresó, informaron fuentes judiciales.

Al día siguiente, aproximadamente a horas 10, el encargado del lugar llamó al cuarto para dar aviso de que debían entregar la habitación, pero ante la falta de respuesta decidió ingresar encontrando el cuerpo de Yanina Gira sin vida, tendido en la cama con un cinturón alrededor de su cuello.

La victima oriunda de la localidad de Fraile Pintado y al momento de su asesinato cursaba el tercer mes de embarazo, cuando fue brutalmente golpeada y abusada sexualmente.

Tras el femicidio, familiares de la joven pidieron justicia y ratificaron que la Gira era víctima de violencia de genero por lo que finalmente exigieron la máxima pena para el acusado.

(Télam)