seguridad

Estamos muy preocupados por la investigación, dice la esposa del joven baleado en Morón

Por Agencia Télam

08-07-2019 12:15

La esposa del joven de 23 años baleado en el pecho el viernes último por un agente de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) en el partido bonaerense de La Matanza dijo hoy que sus familiares están "muy preocupados por la investigación", al cuestionar que el acusado no fuera detenido desde un primer momento.

Así lo aseguró Karen, la esposa de la víctima, Ariel Espada, en diálogo con la prensa desde el Hospital de Morón, donde su marido está internado con pronóstico reservado luego de que el proyectil le perforara un pulmón.

La mujer contó que "en la comisaría se burlaban" de ella y de sus familiares y que "había gente con chalecos de la PSA que decían que nos quedáramos tranquilos, que en un rato salía", en referencia a Gabriel Gerber, el policía implicado, detenido hoy por tentativa de homicidio.

"Esperaron a que nos fuéramos de la comisaría para darle la libertad porque supuestamente no había pruebas suficientes, acá hubo mano de la Policía", dijo la mujer antes de saber que Gerber ya estaba aprehendido.

En relación al hecho, otro familiar del joven, quien manejaba el Fiat Uno, relató que cuando volvían de cenar en un restaurante rozó el auto de Gerber, por lo que condujo "algunos metros hacia adelante para estacionar en la banquina".

"No me dio tiempo a nada, me disparó cuatro veces y me rompió la luneta de atrás, desde el auto en movimiento y por la ventanilla", aseguró.

Karen explicó que tras el episodio trasladaron al hospital a su esposo y que al llegar "se desvaneció en la puerta".

"En ese momento nos dimos cuenta que el tipo nos había seguido y que amenazaba a Kevin, el chico que manejó hasta acá, diciéndole 'a vos también te voy a pegar un tiro'", agregó.

Por ese motivo, ella se los señaló a los policías que custodiaban la guardia del centro asistencial y "cuando lo escucharon le dieron la voz de alto, pero escapó".

"Como no había un móvil para que lo siguieran, se subieron a nuestro auto, lo siguieron y lo agarraron acá a tres cuadras, le pusieron veinte policías alrededor y después le tomaron declaración", relató.

Ambos coincidieron en que los policías aprovecharon el momento en que los llamaron del hospital para avisarles que Ariel iba a ser operado para entrar a su auto y levantar los proyectiles que habían quedado dentro del vehículo. (Télam)