seguridad

Elevan a juicio el crimen de un joven asesinado en una presunta disputa por una notebook en Chubut

Por Agencia Télam

24-09-2020 06:00

Un experto en tae kwon do será juzgado por el homicidio de un joven de 18 años, asesinado a golpes y puñaladas en el marco de una presunta disputa por una notebook especial para videojuegos, ocurrida en noviembre de 2019 en la ciudad chubutense de Puerto Madryn, informaron hoy fuentes judiciales.

Se trata de Joaquín Andrés Soto (18), quien llegará al juicio oral detenido e imputado del "homicidio agravado con alevosía" de Agustín Tesoro (18), delito que prevé la pena única de prisión perpetua.

El Ministerio Público Fiscal (MPF) de Puerto Madryn informó que el juez Horacio Yangüela dispuso elevar la causa a juicio, por lo que ahora la Oficina Judicial deberá sortear qué tribunal se encargará del debate y en qué fecha.

El crimen de Tesoro ocurrió en noviembre de 2019 en la zona de Playa Kaizer, a pocos kilómetros del centro de Puerto Madryn, donde la víctima sufrió una fuerte golpiza con lesiones traumáticas en el rostro y miembro superior, mediante puñetazos y patadas.

Según el MPF, el joven presentó también múltiples lesiones cortantes entre heridas defensivas en la mano y siete puñaladas: dos en la región lateral derecha del cuello y cinco en el abdomen.

De acuerdo con los médicos forenses que realizaron la autopsia al cuerpo de Tesoro, las lesiones en el paquete vascular del cuello fueron las que le ocasionaron la muerte.

La investigación del crimen estuvo a cargo del fiscal Alex Williams, quien consideró que se trató de un homicidio cometido con "alevosía", no solo por la forma de agresión sino porque, además, la víctima fue llevada a un lugar alejado "para actuar sobre seguro" al ser una zona despoblada y en horario de madrugada.

"El acusado además es experto en tae kwon do, lo cual los fiscales lo tomaron como un agravante", indicó el informe del MPF.

Entre los elementos recolectados en la investigación para elevar la causa a juicio, el fiscal tomó en cuenta que la zapatilla del acusado tenía manchas de sangre de la víctima.

También se obtuvieron filmaciones de cámaras de seguridad que mostraron cuando Tesoro y Soto se dirigían hacia playa Kaizer en una motocicleta, pero luego solo regresó el imputado.

"Sumado a que las antenas de telefonía ubican al acusado en la misma zona y horario que ocurrió el homicidio", añadió la fiscalía.

Para los acusadores, "un dato clave" fue la notebook de la víctima, un tipo de computadora "gamer" especial para videojuegos, que habría sido el móvil del crimen.

"Dos jóvenes fueron las últimas personas que estuvieron junto a la víctima y cuando fueron entrevistados en calidad de testigos, uno de ellos dijo que le había entregado la notebook a Tesoro. Incluso detalló que le dio una bolsa para que se la lleve", detalló el fiscal Williams, quien aclaró que el aparato no se halló en el domicilio de la víctima sino "escondida debajo de unas maderas", detalló el fiscal Williams.

El joven asesinado le había entregado al ahora acusado la notebook para que la venda, pero después su padre le dijo que no lo haga y fue a pedirle que se la devuelvan.

"Es una computadora 'gamer', con un valor de mercado de aproximadamente 100 mil pesos en su momento", detalló.

Pero el acusado aparentemente se negó a devolverle la notebook y en esas circunstancias habría decidido matar a Tesoro.

En tanto, por el hecho también fue acusado inicialmente pero por "encubrimiento" un adolescente de 16 años que, al igual que Soto, también conocía a Tesoro. (Télam)