seguridad

El sacerdote asesinado en una parroquia recibió 14 puñaladas

Por Agencia Télam

16-07-2020 01:30

El sacerdote Oscar Juárez, cuyo cadáver fue hallado asesinado y tapado con una sábana ayer en el interior de su vivienda en la parroquia San Martín de Porres de la ciudad de Tucumán, recibió 14 puñaladas en su cuerpo, según determinó el resultado preliminar de la autopsia.

Fuentes de la investigación aseguraron que el informe fue entregado en las últimas horas a la fiscal a cargo de la causa, Adriana Giannoni, quien ayer confirmó a la prensa que la sospecha apunta a un crimen en ocasión de robo y que los autores serían al menos dos delincuentes.

El ministro de Seguridad de Tucumán, Claudio Maley, señaló esta mañana que se encuentra a disposición de los investigadores "para ayudar a esclarecer" el crimen y que "lo importante es que la fiscal esté presente con todo su equipo".

El titular de la cartera de seguridad indicó que al tomar conocimiento de los sucedido "intervino directamente el equipo de investigación con la fiscalía especializada en homicidio".

"Se trabaja con el análisis de cámaras y otras averiguaciones en busca de información que permitan el esclarecimiento de los hechos", dijo el funcionario provincial.

El crimen del sacerdote fue descubierto en la mañana de ayer, cuando una empleada de limpieza llegó a la parroquia y descubrió que estaban violentadas las puertas de la casa donde se alojaba Juárez, que se encuentra dentro del templo, por lo que pidió ayuda a los vecinos de la zona y luego dieron aviso a la policía.

De inmediato, un patrullero concurrió al lugar y encontró el cuerpo del sacerdote tapado con una sábana y con heridas en todo el cuerpo.

La fiscal Giannoni afirmó al menos dos personas ingresaron a la vivienda de Juárez luego de violentar las puertas de acceso y tras mantener una disputa con el sacerdote, quien habría intentado defenderse, lo apuñalaron y huyeron del lugar con dinero y algunas pertenencias de la víctima.

"El móvil del crimen sería un robo y aparentemente los agresores tenían todo listo para escapar del lugar cuando fueron sorprendidos por el padre, quien aparentemente ingresó en ese momento y se encontró con los ladrones", explicó Giannoni a los medios de prensa.

Según las primeras pericias de los médicos forenses, el ataque se produjo entre la 2 y las 4 de la madrugada, aunque el cuerpo, que estaba tapado con una sábana, fue encontrado 10 horas después del crimen.

Además, se encontraron 300 pesos debajo de su cuerpo, algunos objetos de valor sobre la cama, que se piensa que los asaltantes los habían puesto allí para llevárselos cuando fueron descubiertos por el sacerdote.

Por otra parte, en el interior del ropero de la habitación, se hallaron una pistola y un revólver.

La víctima llevaba 42 años como sacerdote y desde hace 13 estaba a cargo de la parroquia San Martín de Porres, según precisaron fuentes del arzobispado. (Télam)