seguridad

El policía acusado del crimen de Valentino Blas Correas afrontará un juicio por un caso previo

Por Agencia Télam

20-08-2020 04:15

El cabo primero Lucas Gómez (35), quien está acusado de ser el policía que disparó y mató a Valentino Blas Correas (17) el jueves 6 de agosto tras una persecución en la ciudad de Córdoba, será sometido a juicio oral por una causa previa por el supuesto encubrimiento de un condenado por violación, informaron fuentes judiciales.

Gómez está actualmente detenido e imputado por el delito de "homicidio calificado, agravado por el uso de armas" en perjuicio de Correas y "tentativa de homicidio reiterado en cuatro hechos" contra los amigos del adolescente asesinado.

Fuentes judiciales aseguraron que el mismo policía irá a juicio acusado en el marco de otra investigación de ser parte de la organización policial que encubrió a Leandro Castañares, un hombre que fue condenado en 2018 al confesar seis abusos sexuales en la localidad de La Calera.

Según la investigación judicial, este policía, junto a otros compañeros, habían desestimado denuncias de víctimas de esos acosos.

El fiscal Marcelo Hidalgo, a cargo del juicio contra Castañares, dijo a Cadena 3: “Una vez que trascendió el encubrimiento en el debate, la Cámara pidió que se investigara eso. El fiscal llevó adelante la investigación y, en ese marco, se acusó a Gómez. Ahora, está a las puertas de un debate que se demoró por el inicio de la cuarentena".

Otro de los detenidos por el caso del crimen de Blas, el policía Javier Alarcón (31), quien también había disparado, pero al piso, por lo que fue atenuada su calificación legal a "homicidio calificado, agravado por el uso de armas en grado de tentativa reiterado en cuatro hechos”, también afronta dos imputaciones previas de abril de 2013 en la ciudad cordobesa de Río Segundo, por los delitos de "privación ilegítima de la libertad" y "lesiones leves calificadas".

En la investigación por la muerte de Correas, que tomó gran relevancia pública, también está detenida Wanda Micaela Esquivel (32) por ‘connivenciaÂ’ con Alarcón, ya que desde la fiscalía de José Mana afirmaron que “se pusieron de acuerdo para plantar el arma” a los chicos, con el objetivo de justificar los balazos.

Gómez, Alarcón y Esquivel, son los únicos detenidos, ya que hay otros dos policías que también están imputados pero en libertad: la oficial Yamila Florencia Martínez, acusada de “encubrimiento agravado”, y el subcomisario Sergio González, por "encubrimiento agravado y omisión a los deberes de funcionario público" porque era el responsable de los móviles que patrullaban cuando ocurrió el hecho.

En el expediente, también tres empleados del Sanatorio Aconcagua fueron imputados ayer por abandono de persona, acusados de no haber asistido a Correas cuando sus amigos lo trasladaron hasta ese centro asistencial luego de recibir el balazo en el omóplato que, según la investigación preliminar, minutos más tarde le produjo la muerte.

El homicidio de Correas ocurrió en la madrugada del pasado jueves 6 de agosto cuando, junto a cuatro amigos y compañeros de colegio, circulaba en un automóvil luego de reunirse en un bar.

Según la pesquisa, los jóvenes evadieron un control policial en la zona sur de la ciudad de Córdoba y los policías dispararon varios tiros, uno de los cuales ingresó por la luneta y se incrustó en el omóplato de Valentino, quien iba en la parte de atrás y murió a causa de la herida. (Télam)