seguridad

Dos de los asesinos de Canillas siguen presos con perpetua y al otro lo mataron en un penal

Por Agencia Télam

18-07-2020 01:45

Dos de los integrantes de la denominada banda de "Secuestradores VIP" condenados por el secuestro y crimen de Juan Manuel Canillas, cometido en 2002, continúan cumpliendo su pena de prisión perpetua, mientras que el tercero fue asesinado en 2015 en una pelea a "facazos" dentro de un penal, informaron fuentes judiciales.

El líder de la banda, Raúl Ezequiel "Chirola" Monti, está detenido en la Unidad 5 del Servicio Penitenciario Federal (SPF) en General Roca, provincia de Río Negro, a disposición del juez de Ejecución Penal 1 de San Isidro, Alejandro David.

Monti fue quien recibió la mayor de las condenas, ya que el 10 de septiembre de 2004, en un primer juicio por el caso, fue sentenciado por el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de San Isidro a la pena máxima del Código Penal, la "reclusión perpetua, más la accesoria por tiempo indeterminado", la misma que tiene encarcelado hace 48 años al máximo asesino serial de la historia criminal argentina, Carlos Robledo Puch.

Pero "Chirola" sumó una segunda condena el 3 de noviembre de 2005 cuando el TOC 17 de la Capital Federal le dictó una pena de 20 años de prisión -con la reclusión perpetua no implican más años de cárcel-, en un juicio por una serie de 18 secuestros exprés, en el que a otros seis miembros de la banda les dieron penas de entre 2 y 16 años.

En un segundo juicio por el caso, el 28 de octubre de 2008, el TOC 1 de San Isidro condenó a prisión perpetua a Franco Augusto Gasperotti y Gabriel Maximiliano Pico, los otros dos secuestradores que acompañaban a Monti el día que capturaron y asesinaron a Canillas.

Gasperotti cumple su condena en la Unidad 17 de Urdampilleta del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB), a disposición de la jueza de Ejecución Penal 2 de San Isidro, Victoria Elías García Maañón, quien en noviembre del año pasado le negó las salidas transitorias.

En cambio, Pico, quien había sido detenido en 2003 y también tenía prisión perpetua por el caso Canillas, fue asesinado a "facazos" el 15 de diciembre de 2015 en la Alcaidía Penitenciaria de Junín, en un episodio registrado en su legajo penitenciario como "pelea, riña", según las fuentes consultadas por Télam.

El mismo destino tuvo otro miembro de la banda, Maximiliano Daniel Benedetti, condenado en 2005 en el juicio de Capital Federal pero no por el crimen de Canillas, quien a principios de mayo pasado fue asesinado en una pelea entre presos en el Complejo Penitenciario V del SPF de la localidad de Senillosa, provincia de Neuquén.

Los "Secuestradores VIP" fueron bautizados así porque con el dinero que obtenían de sus delitos se compraban camionetas 4X4, tenían gran cantidad de celulares y vivían en countries del conurbano bonaerense.

El modus operandi de la banda era siempre el mismo: interceptaban a las víctimas en sus autos, les robaban sus pertenencias y las llevaban a recorrer cajeros, pero si allí no obtenían dinero, los obligaban a ir a sus propios domicilios a juntar elementos de valor o hacían llamar a un familiar para que pagara un rescate.

También hacían simulacros de fusilamiento y amenazaban con violar a mujeres o a prender fuego a sus víctimas. (Télam)