seguridad

Detuvieron a un segundo sospechoso por el crimen de una peluquera en Chacabuco

Por Agencia Télam

21-01-2019 04:45

Un vecino de la peluquera asesinada anteayer en Chacabuco fue detenido hoy en esa ciudad bonaerense como acusado de haber participado del crimen, por lo que ya son dos los sospechosos presos por el caso, informaron fuentes policiales y judiciales.

Se trata de Juan Ignacio Steurer (30), quien fue capturado esta mañana por la Policía y junto al otro sospechoso detenido ayer, un inquilino de la víctima llamado Cristian Candia Guerrero (19), será indagado mañana por el delito de "homicidio agravado".

Fuentes policiales y judiciales informaron a Télam que en poder de Steurer se secuestró un teléfono celular de similares características al sustraído a la peluquera Silvia Pereyra (59).

Los efectivos de la Policía local y de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) Junín realizaron también un allanamiento en la casa de los padres de Steurer.

En ese lugar, el personal encontró un par de zapatillas con manchas de sangre, cuya suela coincidiría con el rastro de huella hallado en la escena del crimen, dijeron los informantes.

Además, en el inmueble secuestraron una cuchilla de carnicero con mango blanco que será peritado para determinar si fue utilizada para cometer el crimen, que es investigado por el fiscal Daniel Nicolai, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 1 descentralizada en Chacabuco.

Un vocero encargado de la pesquisa dijo que ambos fueron imputados como coautores de un "homicidio agravado", aunque con el avance de la investigación esa calificación podría cambiar.

Las fuentes añadieron que uno de los allanamientos realizados en el marco de la pesquisa se realizó en la casa de un hermano de Steurer pero como no se halló ningún elemento que lo vinculara con el asesinato quedó desvinculado.

El crimen de Pereyra ocurrió el sábado en un domicilio situado en Santiago Roca 79, entre Padre Doglia y Avellaneda, una zona de calles de tierra, casas bajas y algunos descampados, en el barrio Ubaldo Martínez, a unas 15 cuadras de la plaza principal de Chacabuco, en el noroeste de la provincia de Buenos Aires, donde residía la mujer.

De acuerdo a los voceros, la peluquera intercambiaba mensajes por WhatsApp con su hija Eliana, de 31 años, hasta que alrededor de las 11 la primera no respondió más.

Ante esa situación, la hija se dirigió a la casa de su madre y una hora después la encontró tirada en el piso de la cocina, sobre manchas de sangre.

Al ver este escenario, la mujer llamó a la Policía, por lo que efectivos de la comisaría local se trasladaron hasta el lugar y constataron que la peluquera estaba muerta.

Según las fuentes, los médicos que revisaron el cadáver constataron que Pereyra presentaba por lo menos tres heridas de arma blanca en la espalda.

A su vez, los peritos establecieron que la puerta de entrada ni las ventanas del inmueble fueron violentadas, por lo que cobró fuerza la hipótesis de que la peluquera conocía a su agresor y le permitió el ingreso.

En ese sentido, los pesquisas determinaron que la peluquera cobraba dinero en efectivo por el alquiler de unos departamentos ubicados en la misma cuadra que su domicilio y que ése podría ser el botín que el asesino fue a buscar.

Mientras que ayer por la tarde se halló en el techo de una casa situada en Roca 72 un maletín con elementos de interés para la causa.

Al inspeccionar el inmueble, los policías encontraron un bolso de tela con una cuchilla y prendas de vestir con manchas hemáticas, además de una notebook y la funda de un celular que se creen pertenecían a Pereyra.

Ante esta situación, el joven que le alquilaba la vivienda a la víctima, Candia Guerrero, fue detenido. (Télam)